Menú Buscar
El chocolate para esnifar es lo último en las fiestas recreativas.

Lo último: esnifar chocolate como droga recreativa

Alemania, vanguardia del ecologismo, inventa un concepto de fiesta vegana y sin alcohol en el que triunfa el cacao crudo

Redacción
2 min

El chocolate se está convirtiendo en la droga recreativa favorita para todo tipo de fiestas, ya sea de estilo electrónico, las que tienen lugar en casa o las que se celebran en medio de la montaña.

El lugar donde está triunfando más es en Berlin, donde eventos como Lucid, que predica un tipo de entretenimiento natural, sin alcohol y con alimentos veganos, celebra festivales al aire libre y utilizando el cacao como sustancia para pasar un buen rato con los amigos.

Según informa el portal indy100, el chocolate se está erigiendo en ambos lados del Atlántico como la droga por antonomasia para consumir en las llamadas raves de día (fiestas ilegales en la montaña) en las que no se sirve alcohol.

En la bebida, en pastilla o en polvo

En estas fiestas, el chocolate se sirve de diversas formas. Las más populares es poner el cacao crudo en la bebida, en forma de pastilla o en polvo, para esnifar. El efecto de esta sustancia, según explican sus defensores, es que aporta al consumidor un flujo de endorfinas (las hormonas causantes del sentimiento de felicidad) y funciona como un relajante muscular debido al magnesio que lleva el mismo cacao.

Asimismo, un estudio elaborado por la American Journal of Clinical Nutrition reveló que el cacao también contiene flavanol, una clase de flavanoides que mejoran la circulación de la sangre y la función cognitiva.

Crean un dispositivo para esnifarlo

Estos beneficios del cacao como droga recreativa no han pasado inadvertidos para el mundo del negocio y la industria artesanal lucrativa. El chocolatero Dominique Persoone ha lanzado al mercado un dispositivo para esnifar chocolate que se puede adquirir por 50 euros.

Como se ve en el vídeo, es un pequeño artefacto que facilita el suministro de esta sustancia en dosis pequeñas.