Menú Buscar
Inmigrantes a la deriva son rescatados por Open Arms

Las muertes de inmigrantes en las costas españolas en 2018 iguala la suma de los cinco anteriores

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía cifra en 1.064 las personas fallecidas, mientras el Gobierno destaca que salvó 50.000 vidas

3 min

El número de inmigrantes muertos y desaparecidos en la frontera sur española ascendió a 1.064 personas durante 2018, según datos de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APHDA). Esto supone cuatro veces más que en 2017 e iguala la suma de los cinco años anteriores. Un coste “inaceptable” en una democracia, ha manifestado el colectivo.

Hasta 499 personas murieron en su travesía marítima, mientras que 565 permanecen desaparecidas, según datos de la asociación solo superados por la “crisis de los cayucos” de 2006. El escenario de la tragedia se localizó en las costas andaluzas, Ceuta, Melilla, Baleares, Canarias y el Levante español, que recibieron un total de 64.120 inmigrantes. La cifra, la mayor registrada desde que existen registros, supone más del doble del año anterior.

Críticas al discurso de "extrema derecha"

La asociación ha denunciado este jueves que el "coste altísimo de vidas humanas" es "inaceptable" en una democracia. Así, ha criticado las políticas “criminales” del Gobierno y la “contaminación” de los partidos tradicionales del discurso xenófobo de la “extrema derecha” de Vox.

APHDA ha remarcado que el número de inmigrantes que llegaron a España en 2018 “no se parece en nada a una invasión” y señala que la suma de estos “ni siquiera llegarían a completar el aforo del estadio Santiago Bernabéu”. Al mismo tiempo asegura que un alto porcentaje de estas personas buscan residir en otros países de Europa.

"Caos, falta de recursos e improvisación"

A pesar de “algunos gestos positivos” por parte del nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez, el colectivo lamenta “el caos, la falta de recursos y la improvisación” que se ha llevado a cabo con los inmigrantes. De este modo, denuncian la “falta de un sistema de acogida y la improvisación de un aparato volcado en la detención y expulsión”.

“Hemos llegado a ver a menores atados con bridas, durmiendo en las cubiertas de los barcos, retenidos en instalaciones no acondicionadas, trasladados en furgones de detenidos a altas horas de la madrugada, tratados como mercancía, llegando incluso a solicitar la repatriación sin garantías, incumpliendo la debida protección a la infancia”, afirman desde APHDA.

50.000 personas salvadas

Por su parte, el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Pedro Saura, ha defendido el buen funcionamiento del sistema de Salvamento Marítimo.

“Un país que a través de sus servicios de rescate salva en 2018 a casi 50.000 personas es un país que tiene un alto sentido de la solidaridad, no hay ninguna duda de eso", ha asegurado este jueves en el Senado.