Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Uno de los bosques de Cataluña / GENCAT

Las lluvias de 2020 regeneran los bosques catalanes

El comportamiento meteorológico ha permitido que solo el 0,77% de la superficie forestal esté en sequía

2 min

El 2020 ha sido un año lluvioso, una situación meteorológica que ha permitido que los bosques de Cataluña puedan recuperarse de los daños de periodos estacionales anteriores.

En el ejercicio anterior, el Departamento de Agricultura contabilizó la recuperación de 10.395 hectáreas de zonas boscosas regeneradas después de tres años considerados lluviosos. Tan solo el 0,77% de las zonas forestales presentan áreas afectadas por la sequedad.

49 áreas secas

El informe DeBoscCat determina que el año 2020 ha dejado afectaciones mínimas, con cuatro áreas más afectadas por situaciones de sequía. El invierno ha sido especialmente húmedo un hecho que, sumado a una primavera y un verano con más precipitación de lo habitual, han mantenido la estabilidad biológica de estos emplazamientos.

El comportamiento de las lluvias también ha permitido que la vegetación se haya resarcido de las heridas de gravedad que sufrió en 2016, un año en que se experimentaron periodos de sequía intensa. En este sentido, Agricultura destaca que la mejor noticia para el ecosistema es la regeneración de los bosques dañados hace cuatro años.

Comarcas más afectadas

Debido a que los datos de 2020 son mínimos, prácticamente se heredan los resultados del año precedente a la hora de establecer parámetros. Las comarcas con mayor superficie afectada son Osona, Pallars Jussà, el Berguedà, el Gironès y el Montsià. Todas ellas tienen más de 1.000 hectáreas en sequía.

Cabe destacar que se trata de afectaciones antiguas, salvo la excepción del Berguedà, con un nuevo episodio de 10,7 hectáreas. En este contexto, se debe contextualizar la situación en que cuando un árbol se debilita puede recuperarse o morir de forma definitiva. Todo depende de las lluvias de los dos años venideros.