Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la Avenida de Blanes de Lloret de Mar / TIGER RUS (WIKIMEDIA COMMONS)

Lloret retirará un polémico radar y estudia revocar las multas impuestas

El alcalde reconoce que "los conductores no han tenido la oportunidad de adecuar su comportamiento a la velocidad" de la vía, de hasta 40 km/h

3 min

El Ayuntamiento de la localidad barcelonesa de Lloret de Mar retirará en breve el radar de tráfico que había instalado en una de las vías principales de acceso al municipio, la Avinguda de Blanes, y estudia cómo revocar las multas impuestas por la intervención de este dispositivo.

El problema es que las sanciones se han concentrado en un tiempo muy breve y han sido notificadas de manera conjunta, con lo que los conductores no han tenido posibilidad de adaptarse a la velocidad en ese tramo urbano.

Cambio por un indicador de velocidad

El alcalde, Jaume Dulsat (JxCat), explica que al retirar el radar se da "respuesta a las peticiones de la ciudadanía", pero puntualiza que "la voluntad era reducir la velocidad en una de las principales vías de acceso a Lloret".

Al respecto, considera que ese objetivo que se había marcado se había conseguido al pasar de 4.864 sanciones en diciembre a 416 el pasado febrero.

Sin embargo, el radar se retirará y se instalará en su lugar un indicador de velocidad para avisar a los conductores de la velocidad a la que circulan, a la vez que se reforzará la señalización en el pavimento que indica que el límite máximo en ese tramo es de 40 kilómetros por hora desde 2002.

Cómo devolver las sanciones

El ayuntamiento ha encargado a la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) un dictamen jurídico para buscar la vía legal que permita revocar las multas expedidas por el Consell Comarcal de la Selva, al que el consistorio tiene externalizada la tramitación de las sanciones de tráfico.

"Resulta evidente que los conductores no han tenido la oportunidad de adecuar su comportamiento a la velocidad que requiere la vía", ha manifestado el alcalde.

Dictámenes

El informe de la UOC detalla que diferentes personas han infringido el límite de velocidad en varias ocasiones, pero que no lo han vuelto a hacer desde que se les ha notificado.

"Estos casos muestran el potencial preventivo y disuasorio de la medida de control y sanción una vez notificada la primera vez y, por eso, era tan importante que fuese ágil durante los primeros meses de implementación", ha añadido Jaume Dulsat.

Dulsat, por recomendación del mismo dictamen, solicitará también otro a la Comisión Asesora Jurídica de la Generalitat.