Menú Buscar
Un pediatra examina a un niño en la consulta de un ambulatorio español / EP

Nuevo lío en la sanidad catalana: encalla el concurso de diabetes

La licitación, de 55 millones, está parada entre acusaciones de que la Consejería de Salud "beneficia a las multinacionales"

25.05.2017 00:00 h.
5 min

Nuevo lío en la sanidad catalana. El macroconcurso de tiras reactivas y medidores de glucosa contra la diabetes del Instituto Catalán de la Salud (ICS) ha embarrancado. La licitación, valorada en 55 millones de euros, se encuentra detenida desde febrero entre acusaciones de que la consejería "beneficia a las multinacionales".

La adjudicación se encuentra varada en el Tribunal Catalán de Contratos del Sector Público (TCCSP). Cuando supere este escollo tampoco avanzará, pues al menos un ofertante ha anunciado su intención de llegar hasta el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

En este escenario, el sector médico lamenta "la indecisión del ICS", que podría costar "millones" a la aseguradora pública catalana en indemnizaciones.

El despropósito llega tras la chapuza de Salud con la licitación del servicio de oxigenoterapia, valorado en 450 millones de euros. El departamento que comanda Toni Comín anunció su repetición en febrero tras detectar "deficiencias técnicas" en los pliegos del concurso.

Recurso

El conflicto en la diabetes arrancó con la adjudicación de los cinco lotes a varias empresas el pasado febrero. Roche y Exclusivas Pascual y Furio se llevaron la mayoría de ellos, con tres cada uno.

Descontenta con el resultado, la filial española de Grupo Menarini recurrió el resultado al fiscalizador catalán de contratos públicos. El ente le dio la razón, arrebatando parte del lote 3 a la empresa valenciana Exclusivas Pascual y Furio y adjudicándolo a la firma de matriz italiana.

La resolución del ente no zanjó el contencioso. Según informan médicos del sector, Exclusivas Pascual y Furió interpuso un recurso de alzada contra la decisión. Desde el sector se cree que la firma levantina se prepara incluso para llegar al TSJC.

La síntesis de todo ello es que los diabéticos catalanes siguen recibiendo el material del proveedor anterior. El ICS, por su parte, ha sido incapaz de desbloquear la nueva adjudicación.

"Multinacionales"

Preguntados por su visión del concurso, médicos especializados en la dolencia critican que el ICS, el mayor proveedor de servicios sanitarios públicos en Cataluña, opte por una multinacional como suministrador del material.

"Entendemos que Menarini descabalgó a su rival sobre la bocina porque éste se apoyó en la solvencia del fabricante como garantía. Es comprensible que Salud acepte que una empresa se base en esta capacidad. Pero después llega un tribunal ajeno y lo tumba", denuncian.

"La consecuencia de todo ello es inseguridad para los pacientes y las empresas. ¿A qué precio está pagando el ICS el material para las personas con la enfermedad metabólica?", se preguntan los mismos galenos.

"Ello --continúan-- sin contar que Menarini es un grupo internacional. La primera adjudicación benefició a al menos una empresa que utilizó un Documento Europeo Único de Contratación (DEUC). Este procedimiento está pensado para ayudar a las pymes".

Otro traspié

Contactadas por este medio, ninguna de las empresas concursantes ha querido valorar el contenido de la adjudicación.

Lo que subyace a la misma es otro traspié de la Consejería de Salud con una licitación de gran cuantía. La última, el concurso de oxigenoterapia, se hundió al elegir el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) a una empresa internacional que no conocía el mercado español.

Ello provocó que fabricantes y proveedores locales quedaran en la estacada, amén de inseguridad para los pacientes, acostumbrados a determinados aparatos para tratar su dolencia respiratoria.

En la memoria también está otro concurso que acabó en chapuza: el del transporte sanitario urgente y no urgente catalán. La adjudicación a diez años, con un presupuesto de cerca de 2.000 millones, dejó denuncias de varias empresas, una reclamación a la fiscalía y cambios al poco tiempo de empezar a operar las nuevas contratas en 2015.

Preguntada por este medio, la Consejería de Toni Comín no ha aclarado qué pasos ha dado para lograr que el concurso llegue a buen puerto.

Comentar
Antoni Ferret 25/05/2017 - 10:57h
Jo també, entre tantes qüestions, molt complicades, em decanto en contra que "el ICS, el mayor proveedor de servicios sanitarios públicos en Cataluña, opte por una multinacional como suministrador del material". No mai, a cap multinacional, vampirs de la societat, sinó, sempre, confiar la concessió a una empresa.
¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información