Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Gran Teatre del Liceu de Barcelona / Chabe01 EN WIKIMEDIA COMMONS

El Liceu cancela toda su programación para esta temporada

El Gran Teatre del Liceu permanecerá cerrado hasta el nuevo calendario 2020-2021

Noelia Hontoria
5 min

Una nueva oleada de cancelaciones se suma a los eventos planificados para la vida social. Además de grandes festivales como el Primavera Sound o eventos de renombre como Sant Jordi 2020, también los actos culturales cuyo aforo está mucho más controlado se han visto obligados a colgar el cartel de "cerrado" para cumplir con el estado de alarma. La situación de Barcelona es una de las más complicadas del país, por eso, decisiones como la que acaba de tomar El Liceu, no extrañan nada a la población.

El teatro ha decidido cancelar toda la programación prevista para la temporada 2019-2020 y trabaja ya en el calendario que seguirá para la nueva temporada 2020-2021, en la que espera volver a encontrarse con su público y tratar de reflotar un sector muy castigado por esta crisis. La decisión, como era de esperar, está motivada por cuestiones sanitarias y aunque esperan una recuperación durante la próxima temporada, esta es una situación que preocupa a todos.

Cierre temporal del Liceu

Ha sido el presidente del Patronato del Gran Teatre del Liceu, Salvador Alemany, el encargado de comunicar la noticia, alegando razones de inviabilidad para retomar las actividades con normalidad. Esto supone un nuevo revés para un castigado sector cultural, al que, además de las restricciones de aforo en ciertos lugares y según las fases de la desescalada, se le une la comunicación del cierre de ciertos lugares emblemáticos y con un gran peso en el calendario social cultural.

El Liceu de Barcelona es uno de los grandes teatros de España y no solo la incertidumbre ante la enfermedad es quien está detrás de este cierre acelerado de la temporada 2019-2020. Las implicaciones económicas de mantener activo el teatro sin poder llevar a cabo ciertas actividades o con las futuras restricciones de aforo han acelerado la decisión tomada por parte de los responsables de la dirección de este emblemático teatro catalán. Las vistas ya están puestas en la próxima temporada.

Interior del Liceu / Josep Renalias EN WIKIMEDIA COMMONS
Interior del Liceu / Josep Renalias EN WIKIMEDIA COMMONS

Cartel para 2020-2021

Como es de esperar, todavía no hay ninguna confirmación para la temporada 2020-2021, aunque el trabajo de los responsables del Liceu va ahora en este sentido. Planificar un nuevo cartel a la altura de las expectativas del teatro es la prioridad para reflotar este lugar en los próximos meses, después de vivir la que, posiblemente, haya sido la temporada más difícil de su historia. Para aquellos que ya tuvieran entradas para los diferentes espectáculos de este año, se plantean varias opciones.

Entre ellas, se plantea la opción de cederlas a modo de donación para el teatro, para tratar de aportar un pequeño granito de arena que consiga reflotar las arcas del Liceu. La segunda es solicitar un reembolso completo por el valor del precio de las entradas. Existe una tercera opción que difiere ligeramente según si se trataba de un abono o de entradas adquiridas de manera independiente. En el primer caso, se puede utilizar el crédito no usado como adelanto de pago para el próximo abono, mientras que en el segundo se puede adquirir un cheque regalo para canjear por otra obra en el futuro.

Fecha de la nueva temporada

En su página web, bajo el lema “Tejiendo la nueva temporada”, los responsables del Liceu dejan clara su intención de confeccionar una nueva programación para el curso 2020-2021 llena de emociones, arte y con toda la esencia de las representaciones llevadas a cabo en este lugar. No se ha dado a conocer aún ni la programación ni la fecha, emplazando al espectador a permanecer atento a sus vías de comunicación habituales, donde se desvelará, próximamente, el día de la presentación de esta nueva temporada.

El Liceu o Gran Teatre del Liceu es el teatro en activo más antiguo de Barcelona. El Teatro se inauguró en 1847 y cuenta actualmente con una capacidad para 2292 localidades sentadas. En su memoria histórica quedará la crisis de la Covid-19, al igual que también permanece el gran incendio del 31 de enero de 1994, un hecho que le costó permanecer inactivo hasta su reapertura, en 1999. Su localización, en plena Rambla de Barcelona, hace de él uno de los lugares más icónicos de la Ciudad Condal.