Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de un proyecto escolar de los alumnos del Liceo Francés de Madrid (LFM) / CG

Avalancha de demandas contra el Liceo Francés de Madrid

Familias de 300 alumnos se hartan y llevan a la escuela a los tribunales: es la primera acción judicial en la 'guerra de los colegios de élite'

5 min

Alud de demandas contra el Liceo Francés de Madrid (LFM). Familias de 300 alumnos del colegio de élite se han hartado de la cerrazón de la dirección y han llevado la escuela gala a los tribunales. Es la primera acción judicial colectiva en la llamada guerra de las escuelas privadas en España, que afecta al LFM, sí, pero también a una docena de campus internacionales de la conurbación de Barcelona y otro centro en Mallorca.

Según ha podido saber este medio de fuentes conocedoras, más de 120 padres y madres del Liceo, que representan a 300 alumnos --cerca de un 10% del alumnado--, han iniciado un procedimiento contra la gestión del proviseur o director, Guillaume Stengel. ¿Por qué? Por dos motivos: uno, la caída en picado de la cantidad y calidad lectiva, de hasta el 30% en algunos niveles. Y dos, el mantenimiento íntegro de las cuotas durante este tiempo. Ello, sostienen las familias, atenta contra sus derechos como consumidores

Requerimiento y denuncias

El malestar por esos dos puntos lo canalizan los padres por dos vías. Han enviado las familias un requerimiento a la dirección para que negocie con la ayuda de un bufete de abogados. En paralelo, todos y cada uno de los papás y mamás han remitido quejas al servicio de inspección educativa de la República Francesa; la inspección del Ministerio de Educación y Formación Profesional; el Defensor del Pueblo y comunicaciones al Ministerio francés de Educación; los diputados y senadores galos en el exterior y a los altos cargos de la AEFE (Agencia por la Enseñanza Francesa en el Exterior).

liceo frances madrid
Extracto del requerimiento enviado por las familias a la dirección del Liceo Francés de Madrid (LFM) / CG

En los textos de queja, los denuciantes alertan de que las horas de contacto a distancia profesor-alumno han caído entre un 10% y un 30% respecto a las presenciales. Así, los niveles infantil y elemental reciben dos horas de enseñanza a distancia a la semana, por cinco horas los estudiantes de Secundaria y Bachillerato. Nadie seguiría, según ellos, las ausencias, y habría ya casos de abandono escolar. Los deberes se cargarían sobre los padres y madres y las tutorías online habrían desparecido. En resumen, detectan "descoordinación, atención, falta de previsión y adopción de soluciones y medidas" durante la pandemia. Todo ello con el cobro íntegro de las cuotas.

La guerra de los 'coles' de élite se envenena

La doble demanda de las familias del Liceo Francés de Madrid (LFM), que cuenta con una larga nómina de famosos que llevaron allí a sus hijos, desde Marta Sánchez al exministro Miguel Ángel Moratinos, pasando por los banqueros March o los inmobiliarios Cavero, desbroza una nueva vía en la guerra de los colegios de élite en España. Hasta ahora, los padres de alumnos habían exigido reducciones de cuotas por la caída de la actividad y calidad lectiva a las direcciones. En algunos centros se habían entablado negociaciones. Ya no. La demanda masiva en el Liceo capitalino anticipa otras en preparación en escuelas 100% privadas como Hamelin Laie y Ágora International School, ambas en Barcelona.

En el campo de las concertadas, Madrid es uno de los tres centros en España adscritos a la AEFE gala con familias en franca rebelión. Los otros son el Liceo Francés de Barcelona y el de Valencia. También se ha unido a la causa transfronteriza el campus de Lisboa. De hecho, el malestar se ha trasladado allende las fronteras, llegando incluso a debatirse en la Asamblea Nacional, que ha buscado fórmulas para asegurar el sostén económico de los liceos franceses en el exterior, imbricados en el sistema educativo galo. El conflicto, irresuelto, se ha enquistado y ha provocado bajas de alumnos y que se extienda hasta el próximo curso, cuando arrancarán las clases con demandas vivas en los tribunales.