Menú Buscar
Una madre e hija buscan en la sección de libros de un supermercado / EFE

El auge del precio en los libros de texto dispara su reventa 'online'

La publicación de ofertas de manuales educativos en la web se multiplica durante los meses previos a la 'vuelta al cole'

7 min

La vuelta al cole es inminente y los estudiantes --y sus familias-- se preparan con todo lo necesario para enfrentarse a un nuevo curso escolar, lo que supone un alto y obligatorio desembolso económico para los progenitores. Uniformes y ropa nueva, bolígrafos, libretas, lápices y rotuladores de colores, mochilas y un sinfín de objetos más que harán gastar a las familias españolas una media de 259 euros, un 8% más que en el curso pasado.

De este montante, los libros de texto se revelan como uno de los materiales más importantes, y también más caros, de la lista de la compra. Sin embargo, existen alternativas para que este gasto se vea reducido, como por ejemplo, la compra de manuales de segunda mano. Una práctica que, si bien ha existido toda la vida, se ha visto potenciadas por las nuevas tecnologías y el nacimiento de múltiples plataformas online y apps de compraventa. 

Libros un 4,2% más caros

Este curso el precio de los libros de la enseñanza obligatoria vuelve a subir, según el estudio que ha realizado la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Este material para los cursos de Primaria y para los de la ESO incrementarán su coste un 4,2%, lo que se refleja en un aumento de unos 10 euros en la suma final para los alumnos de secundaria y de alrededor de 7,5 euros para los estudiantes de la enseñanza básica. Eso sí, siempre que se trate de materiales de nuevo uso. La gran variedad de precios de los libros y cuadernos de ejercicios para primaria y secundaria responde a la igualmente amplia oferta de las editoriales, aunque la mayoría de ellos suelen estar entre los 20 y los 40 euros aproximadamente. Durante el curso pasado, el gasto medio en estos materiales didácticos fue de 200 euros.

Un alumno carga con un montón de libros en la 'vuelta al cole' / EFE

Un alumno carga con un montón de libros en la vuelta al cole / EFE

En el mercado de reventa online, por el contrario, el importe puede incluso bajar de los 10 euros, lo que ha favorecido tanto la compra por parte de familias que necesiten los materiales y quieran reducir gastos como la oferta de aquellas personas que quieran sacar una rentabilidad --aunque sea baja-- a un material que, de otro modo, no sería usado. De hecho, desde la empresa Wallapop, que ofrece un espacio donde los usuarios pueden revender sus objetos de segunda mano, informan que en su plataforma se han publicado cerca de 120.000 anuncios de libros de texto durante lo que va de año.

Venta estacional

Los meses previos a la vuelta al cole son, por descontado, los que más ofertas de este tipo acaparan: durante los meses de julio y agosto la oferta se multiplica hasta un 5.000% con respecto a otras épocas del año, debido a la estacionalidad del producto. Y también por ello, las ventas en estos meses y en septiembre se disparan. Los datos de Wallapop reflejan que el 74,3% de este material escolar se vende durante el tercer trimestre del ejercicio.

¿Cómo afecta este auge de las ventas de segunda mano a las editoriales? La Asociación Nacional de Editores de Libros y Materiales de Enseñanza (ANELE) tiene claro que los usuarios que revenden los materiales no son sus enemigos porque esta práctica "siempre ha existido", independientemente de que en la actualidad sea más sencilla. Para esta organización "las políticas en los años de renovación de los libros de texto de las diferentes comunidades autónomas afectan mucho más" al sector y asegura que la falta de previsión de las Administraciones genera "incertidumbre" en las empresas y acaba afectando al desarrollo usual de este trabajo. 

Dos niños buscan sus libros de texto en un gran superficie / EFE

Dos niños buscan sus libros de texto en una gran superficie / EFE

Una práctica "razonable"

El portavoz nacional de la organización de consumidores Facua, Rubén Sánchez, ve "razonable" que los padres y madres españoles busquen alternativas a la compra de materiales nuevos. "Es lógico que exista el mercado de segunda mano; es una fórmula interesante para los padres", asegura ya que se trata de un gasto "obligatorio" porque "no puedes dejar a los niños sin libros de texto".

En su opinión, la práctica más "deseable" para evitar ahogar a las familias con los gastos de inicio de curso pasaría por la implantación de la gratuidad de este material didáctico. Y como medida de transición "hasta que se implante" apuesta porque los centros educativos valoren el precio como una variable más a la hora de decidir los libros que se vayan a utilizar durante el curso. "La comunidad educativa es la que, al final, aprueba qué libros se usan y cuáles no", argumenta, por lo que son ellos los que "deberían incluir el tema del precio entre los criterios para elegir el material, igual que valoran el contenido y la calidad", señala.