Menú Buscar
Casetas instaladas en el Parque del Retiro con motivo de la 77 edición de la Feria del Libro de Madrid

La lectura vuelve a estar de moda

Tras siete años de apuros, el sector editorial ronda una facturación anual de 3.000 millones de euros y las encuestas apuntan un récord en el aumento de la afición

4 min

Por obligación o simplemente por querer leer. Pero cada vez más el español lee lo que le da la gana y en cualquier soporte. Las encuestas hablan del nuevo lector orquesta y el Ministerio de Cultura y la Federación de Gremios de Editores certifican una subida en la facturación del sector hasta 2.889 millones de euros el año pasado.

Vuelve a reinar el optimismo en un mercado, creciente desde hace cuatro años, que se pone de largo estos días en la Feria del Libro de Madrid, inaugurado ayer en el recinto del Retiro. 

Numerosas personas se han acercado a las casetas instaladas en el Parque del Retiro con motivo de la 77 edición de la Feria del Libro de Madrid

Numerosas personas se han acercado a las casetas en la Feria del Libro de Madrid

Difusión como nunca

En el último barómetro del CIS solo se declaran interesados de verdad por la lectura un 61,6% de españoles. El resto coge un libro de pascuas a ramos y casi nunca lee o asegura que leer no va con ellos.

Pero los expertos en comunicación aseguran que frente a esta encuesta y las estadísticas de la industria del libro, basadas en los soportes, nunca en la historia de la humanidad se había escrito, leído y difundido lo escrito como ahora gracias a internet. “Otra cosa es que lo escrito, leído y difundido tenga el mismo valor”, advierte el filólogo de la Universidad Complutense Pedro García.

La lectura aumenta

“Es imposible no leer. Ya no se trata solo de pasar hojas” sostienen los autores del Anuario Digital 2018, editado por la Fundación Telefónica y Acción Cultural Española. Advierten de que también debe tenerse en cuenta como lectores a las personas que todos los días dedican un tiempo amplio a leer noticias de actualidad para mantenerse al día. O a los “lectores que escuchan” o consumidores de audiolibros, que también están en auge, principalmente a través del smartphone y en transporte público.

Una mujer lee un libro con un e-book

Una mujer lee un libro con un e-book

Al margen del complemento de lo digital, la mayoría de los lectores tradicionales prefieren los libros de papel (78%) e incluso son muchos los que aseguran que no han leído ni total ni parcialmente ninguno en soporte electrónico, ni tiene intención de hacerlo.

Papel frente a pantalla

“Para leer, el papel, pero no así para consumir productos culturales, en formatos de audio y vídeo, cada día más numerosos”, aseguran los padres de esta investigación. No obstante, apuntan que en un futuro la biblioteca será vídeo en streaming.

Los editores y gran parte de los escritores corroboran que, tras el revuelo que causaron hace 11 años los e-books, el formato papel sigue siendo un fetiche. El 70% de los libros se imprimieron en formato físico y el 30% fueron digitales. A pesar de que los de papel se venden a una media de 21,7 euros y los otros a 12,7.