Menú Buscar
Toni Comín, consejero de Salud, con la sede del Síndic de Greuges de fondo.

Las familias de los niños afectados por el enterovirus acorralan a Toni Comín

Los padres acuden al defensor del pueblo de Cataluña, movilizan a Mas y preparan un blog pidiendo la dimisión del consejero de Salud

Ignasi Jorro
3 min

Ofensiva total contra un consejero de Salud que "ni les ha llamado". Las familias de niños afectados por el brote vírico estacional en Cataluña trabajan para exigir al Govern la dimisión fulminante del conseller Toni Comín. Los padres y madres han acudido al Síndic de Greuges, han movilizado al expresidente Artur Mas y preparan un blog para forzar el cese.

La campaña la encabeza Òscar Aymerich, el padre de J.B., un niño de 18 meses que estuvo a punto de perder la vida tras contraer la virulenta cepa A68 en mayo. "Nos estamos organizando y trabajando en varios frentes. No actuamos por inquina ni venganza: creemos que Comín no está preparado para ser el consejero de Salud de Cataluña", explica a Crónica Global.

Tres frentes

Con esta tesis, las familias presionan desde tres vías. El propio Aymerich abrió hace unos días una recogida de firmas online en Change.org pidiendo el relevo del consejero. La acción recibirá un impulso el lunes, cuando el padre de otro menor afectado centralice la iniciativa en un blog propio en internet. "Ello hará que muchas más personas firmen", indica el padre.

En paralelo, las familias presionan en el frente político. La pasada semana contactaron con el expresidente de la Generalitat Artur Mas. "Habló con nosotros y se comprometió a trasmitir nuestro malestar a Carles Puigdemont --actual presidente--. Admitió que él tampoco veía con buenos ojos la gestión de Comín en esta crisis", agrega.

Una tercera pata será la administrativa. Los padres ya han contactado con el Síndic de Greuges, el defensor del pueblo autonómico. "Queremos que investigue si hubo mala gestión. Nosotros creemos que sí", denuncia el vecino de Barcelona.

"Desinformación, desidia, olvido"

En efecto, las familias cuyos pequeños contrajeron enterovirus ven una "respuesta pésima" del departamento a la crisis, que ha dejado a 82 niños infectados, nueve de ellos en la UCI, una niña tetrapléjica y una muerte no confirmada en el Hospital de Reus (Tarragona).

"Negligencia continua, falta de información a los padres, un protocolo contra el virus deficiente y la falta de tacto: ni nos ha llamado después del episodio", resumen como motivos para pedir la cabeza del conseller nombrado por ERC.

Respuesta tardía

En este sentido, alertan de que la respuesta de la Consejería de Salud fue "tardía y a la contra". Una vez activado el protocolo, el plan "no se extendió a las mutuas privadas" ni, añaden, "llegó inmediatamente a los centros de atención primaria".

Con sus hijos fuera de peligro, desgranan una razón más. "Es increíble que ni haya contactado con nosotros para saber cómo estamos, e indignante que diga que 'lo volvería a gestionar igual'. Ha decepcionado incluso a aquellos que podíamos compartir sus ideas políticas", concluye el ciudadano.