Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fachada de una de tantas casas pasivas / FREEPIK

¿Las casas pasivas pueden llegar a ser las viviendas del futuro?

Estas viviendas son la alternativa perfecta para las zonas cálidas y en las que abunda el sol

5 min

El urbanismo del futuro buscará maneras de mejorar la calidad de vida de los habitantes de un hogar sin perjudicar al medioambiente, una tendencia que se empieza a apreciar. En este punto, las casas pasivas o viviendas sostenibles están especialmente diseñadas para lograr estos dos objetivos. Por esta razón, merece la pena conocer con detalle todo lo que pueden aportar y cómo lo hacen.

Cuando se diseña una vivienda sostenible, se busca reproducir las condiciones atmosféricas ideales de la zona. De esta manera, se emplean sistemas de renovación del aire y el aislamiento térmico adecuados para conservar el calor en el interior. Por lo tanto, para llevar a cabo una construcción de este tipo es necesario respetar las bases técnicas de la optimización del uso de la energía en cada una de las partes de casas pasivas.

Certificación específica para casas pasivas

Además de tener en cuenta las características mencionadas, se ha de recalcar la necesidad de catalogación de estas construcciones como casas pasivas. De hecho, organizaciones reconocidas internacionalmente, como el Instituto Passivhaus, conceden esta acreditación a viviendas de todo el mundo. En la actualidad, hay cerca de 32.000 edificaciones que cuentan con este certificado.

Pero, para lograr esta acreditación, no solo se tienen en cuenta criterios de eficiencia energética, los técnicos de esta institución alemana también valoran aspectos relacionados con la salud. Son los siguientes:

  • Empleo de materiales no tóxicos.
  • Espacios completamente herméticos.
  • Ausencia de humedades o moho.
  • Uso de sistemas que renueven y filtren el aire de la vivienda.
  • Orientación que permita aprovechar al máximo las horas de luz (este factor se relaciona con el estado anímico).

Partes de las casas pasivas y sus ventajas

El futuro de las casas pasivas es bastante optimista. De hecho, estas construcciones ya son una realidad. Una de sus características fundamentales es el gran ahorro de energía que proporcionan. Esto se traduce en beneficios económicos tanto para el propietario como para el medioambiente.

Cada una de las partes de las casas pasivas puede tener sus propios elementos, tanto en interiores como en exteriores. Esto incluye los acabados estéticos, pero también materiales que mantengan la temperatura y otros componentes específicos.

La eficiencia energética y acústica del edificio

El futuro de las casas pasivas pasa por reducir al mínimo el gasto de energía. Esto se traduce en el uso de materiales que proporcionen un óptimo aislamiento térmico. En el mismo sentido, hay que destacar la búsqueda de un alto nivel de aislamiento acústico, algo que se consigue, por ejemplo, con cierres de calidad.

El uso de materiales sostenibles, como la madera, resulta esencial para lograr construcciones ecológicas y con todas las posibilidades de integración tecnológica. Además, se trata de elementos que garantizan la alta durabilidad del proyecto, lo que mejora la rentabilidad de la inversión.

Mirando hacia el futuro

Cuando se habla del futuro de las casas pasivas, hay que resaltar lo que significan estas viviendas en muchas localidades. En la construcción de estas edificaciones eficientes, que se diseñan a medida de las necesidades de sus habitantes, también se tiene en cuenta la estética y la distribución del inmueble.

Esto significa que los profesionales encargados de llevar a cabo el proyecto valoran todo lo que necesitan los futuros usuarios a la hora de habitar un hogar. Todo ello sin olvidar una doble vertiente: la belleza exterior y el confort. Estos dos elementos son indispensables para asegurar el éxito de este tipo de construcciones.

Cómo conseguir una vivienda sostenible

Poseer una vivienda pasiva es un proceso que necesita bastante tiempo, ya que se han de seguir varios pasos. En primer lugar, se deberá elegir un terreno que cumpla con las características térmicas requeridas.

Posteriormente, el usuario tendrá que señalar todo lo que espera de su nueva casa en función de distintos aspectos (temperatura, creación de ambientes, eficiencia energética, ecología...). A partir de aquí, estará en contacto directo con los profesionales del diseño y la climatización para sacar el mayor partido posible a la construcción.