Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La policía detiene a los cacos en una misma noche, pero en tres operaciones distintas

Cinco ladrones reincidentes se saltan el toque de queda para robar con violencia en Barcelona

La policía detiene a todos los delincuentes en una misma noche, pero en tres operaciones distintas

3 min

El crimen no descansa ni en pandemia, aunque disminuya. Los Mossos d’Esquadra han comunicado este domingo la detención, en Barcelona, de cinco ladrones reincidentes (suman más de 70 detenciones) durante la madrugada del viernes, todos ellos por robos con violencia e intimidación. Esto supone, además, que tanto los delincuentes como las víctimas se habían saltado el toque de queda, que en Cataluña empieza a las diez de la noche y termina a las seis de la mañana. Han quedado en libertad con cargos.

Por un lado, los mossos de la comisaría del Eixample detuvieron a un español de 37 años como presunto autor de un delito de robo con violencia e intimidación. Los hechos ocurrieron en la avenida del Paral·lel, cuando una dotación de paisano observó una discusión entre dos personas; una de ellas (el detenido) se tiró sobre la otra y la comenzó a agredir ante la negativa de la víctima de darle dinero. No se conocían de nada.

Más de 50 detenciones

Por otro lado, los agentes de la comisaría de Sant Martí detuvieron a tres varones, de 19, 20 y 26 años y nacionalidades marroquí, española y argelina, como presuntos autores de otro robo con violencia e intimidación. En este caso, la policía recibió el aviso del asalto y una patrulla se dirigió al lugar de los hechos y dio con la víctima. Al parecer, dos de los delincuentes se acercaron a la persona agredida para pedirle tabaco y, mientras la distraían, otros dos la rociaron con espray de pimienta y le robaron la cartera. Los mossos encontraron a tres de ellos por los alrededores.

Para terminar, los agentes de Sarrià-Sant Gervasi detuvieron a un hombre de 34 años y nacionalidad marroquí con 51 antecedentes, en esta ocasión por presunto robo con violencia en interior de establecimiento comercial. Un testigo avisó a la policía, que se dirigió hasta el lugar y descubrió que el acceso a una tienda estaba roto. Encontraron al caco por la zona poco después.