Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Efectos intervenidos en el laboratorio de cocaína / GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil desmantela un laboratorio de cocaína en un pueblo de Tarragona

La Benemérita detiene a 24 personas como presuntos miembros de una organización de narcotraficantes con más de una veintena de puntos de venta en Aragón y Cataluña

3 min

La Guardia Civil ha desarticulado una presunta organización criminal dedicada al narcotráfico que había creado un laboratorio de cocaína en Vilallonga del Camp (Taragona). La actuación de la Benemérita acabó con la detención de 24 personas por su supuesta vinculación a esta banda, que actuaba tanto en Cataluña como en Aragón y tenía una red de distribución con más de 23 puntos de venta.

Los arrestados son 20 hombres y cuatro mujeres, todos ellos con edades comprendidas entre 20 y 55 años. Sobre ellos recaen sospechas de delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y blanqueo de capitales.

Reincidencia en delitos de drogas

La operación se inició en Huesca cuando la Guardia Civil constató indicios de tráfico de estupefacientes en la zona oriental de la provincia. Las pesquisas revelaron la presunta participación de varias personas con antecedentes y sentencias condenatorias relacionadas con este tipo de delitos.

Se constató que la actividad llevada a cabo en Aragón se centraba en el menudeo, con la venta de la droga --sobre todo, cocaína-- en pequeñas cantidades. El centro operativo de esta banda de narcotraficantes se encontraba en Cataluña.

Suministro y creación de la cocaína

El instituto armado localizó el laboratorio donde, presuntamente, se creaba la droga en Vilallonga y varios puntos de distribución de la misma en Reus. Los presuntos miembros de la banda conseguían la materia prima en varias localidades de Girona.

Las evidencias reunidas por la Guardia Civil dieron pie a una operación policial puesta en marcha el 3 de julio en la que se llevaron a cabo 26 entradas y registros en las tres provincias de actuación del grupo criminal: 19 de ellas fueron en domicilios, cuatro, en establecimientos de hostelería y dos, en talleres mecánicos.

Drogas, armas y dinero en efectivo

En la operación se ha intervenido un amplio surtido de drogas: cerca de cinco kilos de cocaína, 950 gramos de hachís, 129 gramos de cristal, 99 plantas de marihuana y un par de gramos de speed. Además, contaban con básculas, envasadoras una prensadora y otros materiales utilizados en la preparación y distribución de estas sustancias. 

También se encontraron en los registros cinco bastones policiales, cinco pistolas táser, cuatro carabinas, tres pistolas de aire comprimido, una catana, un rompecabezas de dos bolas y varias armas blancas como puñales, dagas y navajas automáticas. Igualmente, se requisaron 140.800 euros en metálico, 24 teléfonos móviles y tres ordenadores portátiles.