Menú Buscar
El barco 'Astral', uno de los que transporta a los refugiados / CG

La Unión Europea, a remolque de 'Salvados'

Las instituciones comunitarias aprueban directivas y fondos de ayuda a los refugiados pero topan con la cicatería económica de los gobiernos

5 min

Un documental como Astral emitido por el programa televisivo Salvados no solo remueve conciencias. También pone el foco en las medidas que los gobiernos llevan a cabo para evitar el drama de los refugiados. Las instituciones europeas no son ajenas a esta situación e intentan poner remedio con recursos legales y económicos. Pero topan con la cicatería de los gobiernos. Solo un ejemplo: la Comisión Europea aprobó a finales del año pasado ayudas para África por un valor de 1.800 millones de euros, pero los Estados miembros de la UE solo han desembolsado 81,71 millones. En el caso de España, tres millones.

Entre las últimas medidas adoptadas por la UE está la creación, el pasado mes de julio, de la Guardia Europea de Fronteras y Costas, y, más recientemente, la aprobación de un documento de viaje europeo uniforme para el retorno con garantías de los nacionales de terceros países en situación irregular. “Quienes no pueden acogerse a la protección internacional deben regresar a sus países con garantías, pero no deja de ser un fracaso de la política de asilo de la UE. ¿A cuántos refugiados estamos condenando a regresar al peligro de sus países sin ni siquiera atender su solicitud de protección internacional?”, se pregunta Beatriz Becerra, miembro de ALDE y vicepresidenta de la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo.

Incumplimientos

“Cada minuto se está violando el principio de no devolución. Lo viola Turquía expulsando en masa a refugiados sirios, incluidos niños y embarazadas; lo viola también Turquía obligando a regresar a los refugiados sirios LGTBI (lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero) a países donde sufren la amenaza del ISIS y donde la ley siria considera la homosexualidad un delito y es castigada con prisión”, añade Becerra.

Los días 20 y 21 de octubre está prevista una reunión del Consejo Europeo cuya finalidad es debatir la protección de las fronteras exteriores, la gestión de los flujos migratorios en la ruta del Mediterráneo central, y el mantenimiento e incremento del control de la ruta del Mediterráneo oriental. Asimismo, el Parlamento Europeo tramita actualmente varias normativas, entre ellos la directiva sobre acogida de los solicitantes de protección internacional.

Quitar fondos de un sitio para meterlos en otro

La UE ha aumentado las partidas destinadas a la ayuda humanitaria, aunque lo ha hecho a costa del dinero destinado a desarrollo, es decir “se quitan fondos de un sitio para meterlos en otro”, explica Becerra. En este sentido, a finales de 2015, la Comisión Europea aprobó un Fondo Fiduciario de Emergencia para África por un valor de 1.800 millones de euros, pero debido a la falta de compromiso de los Estados miembros, solo se han desembolsado 81,71 millones. En el caso de España, tres millones. Por otro lado, casos como los del Sáhara, Líbano o Haití demuestran la necesidad de revisar las políticas humanitarias y de desarrollo, así como una mayor coordinación entre las distintas áreas de la CE, frente a situaciones de catástrofes de larga duración.

Becerra ha presentado varias preguntas sobre la situación de los refugiados en campamentos franceses, la de menores no acompañados o sobre la protección de las mujeres y los niños en todas las etapas de su viaje a la UE. La eurodiputada denuncia la inacción de la Comisión Europea al respecto y propone “la creación de una Fuerza Europea de Intervención de Emergencia para los Refugiados, y un cuerpo de funcionarios europeos para atender, registrar y velar por los derechos de los niños. Así no se estaría vulnerando el principio de interés superior del menor y no sufriríamos la vergüenza de desconocer el paradero de miles niños que han entrado en Europa”.