Menú Buscar
Fachada del hospital Arnau de Vilanova de Lleida.

La 'trampa' de la Generalitat con las listas de espera

Una paciente ve como las solicitudes de su médico de cabecera para una revisión no reciben respuesta durante tres años

Carles Bellsolà
02.03.2016 21:40 h.
3 min

En los últimos años, caracterizados por los recortes en sanidad –y en servicios sociales, en general–, una de las principales quejas contra la Generalitat de ciudadanos, partidos y entidades ha sido el incremento de las listas de espera. Unas listas que podrían ser aun más extensas de no ser por una trampa de la administración, según denuncian una afectada y la entidad que la ha apoyado en sus quejas.

Eugenia, una mujer de 66 años de Lleida, fue operada de quistes en un ovario en febrero de 2011. Tras la operación, los médicos le recomendaron encarecidamente que se sometiera a una revisión "al cabo de un año", porque "había riesgo de que los tumores se reprodujeran en el otro ovario", según explica a Crónica Global. Aplicadamente, Eugenia siguió los cauces reglamentarios y solicitó la revisión a través de su médico de cabecera en 2012. "Y no me respondieron".

"No te darán hora"

Eugenia relata que su médico llevó a cabo el trámite de pedir su revisión hasta en seis ocasiones durante los últimos tres años, y que nunca obtuvo respuesta. "Ya me lo dijo el medico de cabecera: 'no te darán hora, porque a las mayores de 60 años no les están dando hora en ginecología'", cuenta la afectada.

Desde la Marea Blanca de Lleida, que la ha acompañado en sus reivindicaciones, arrojan luz sobre lo sucedido con las revisiones de Eugenia. "Las solicitudes del médico de cabecera se quedan en un cajón, porque hasta que ésta no se tramita no se puede hablar de listas de espera", apuntan, en lo que consideran un caso de "picaresca" de la administración.

Finalmente, la revisión

Eugenia ya tiene finalmente hora para su revisión, el próximo día 4 de abril, en el Hospital Arnau de Vilanova de Lleida. Se da el caso de que la citaron poco antes de que presentara una queja formal ante la administración autonómica, tras haberse puesto en contacto con los activistas de la Marea Blanca.

"Fue muy valiente", señalan desde esta entidad. La interesada cuenta que tras tan largo silencio administrativo, su médico le recomendó que se olvidara del sistema público. "'No vengas más a pedir hora, porque no dan hora. Vete a la privada', me dijo. Pero en lugar de ir a la privada puse una reclamación", narra Eugenia.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información