Menú Buscar
Los servicios de emergencias actúan en el lugar del accidente de un autocar en la AP7 a su paso por Freginals (Tarragona).

La tragedia mortal de los erasmus de Barcelona que disfrutaron en la ‘Nit de la cremà’

El autocar en el que viajaban los estudiantes se salió de la vía de madrugada debido a que el conductor se durmió

Redacción
7 min

En la noche de San José se queman Las Fallas en Valencia. Es la Nit de la cremà en la capital del Turia, un evento que congrega a autóctonos y visitantes de todos los lugares del mundo y que desde hace años recibe a estudiantes que participan en el programa de formación internacional Erasmus de la Universidad de Barcelona (UB). Se trata de una actividad más de divulgación de la cultura y las fiestas populares de España que este año ha tenido un final trágico.

Pocos minutos antes de las seis de la mañana del domingo, tras disfrutar de la fiesta valenciana, un autocar con 60 jóvenes a bordo volcaba en la autopista AP7 en su paso por la localidad tarraconense de Freginals. El accidente dejaba tras de si la cifra de 13 chicas fallecidas y 23 jóvenes hospitalizados, seis de ellos de gravedad.

Expedición de cinco autocares

La empresa Alejandro Autocares, de Mollet del Vallès, era la que se encargaba de llevar a los universitarios y a sus amigos desde Barcelona hasta el corazón de Valencia y devolverlos a la capital catalana de madrugada. Solo unas horas para disfrutar de la cremà pero que despertaba gran interés. Este año, habían llenado cinco autocares con alumnos de la UB, de otras universidades catalanas y amigos que se habían apuntado al viaje. 

Alejandro López, dueño de la compañía, era uno de los conductores. El suyo era el cuarto autocar que viajaba en la expedición. El quinto, el que cerraba el convoy, nunca llegó a Barcelona. El chófer era uno de los conductores con más experiencia de la empresa. Llevaba 17 años en plantilla.

Documentación en regla

Se desconocen los motivos por los que perdió el control del vehículo. Las primeras investigaciones indican que se desvió hacia el arcén derecho de la autopista. Cuando lo notó, dio un fuerte volantazo que provocó que el autocar se dirigiera hacia la medianera de la Autopista del Mediterráneo, volcara y acabara en el carril contrario de circulación, donde colisionó con otro coche que viajaba con dos personas a bordo.

El autocar, un modelo Mercedes equipado con sistemas de frenazo de emergencia y para evitar los derrapes, tenía tres años de antigüedad y toda la documentación estaba en regla, incluida la ITV. El conductor sufrió heridas leves en el suceso, había descansado las horas previstas por ley y dio negativo en los controles de alcohol y drogas a los que fue sometido en la comisaría de los Mossos d’Esquadra.

“Me he dormido, lo siento, lo siento”

Allí recibió atención psicológica, ya que sufrió un ataque de pánico cuando empezó a declarar. No fue el primero del día. Cuando los servicios de emergencias se acercaron al lugar de los hechos se lo encontraron en estado de choque y solo se le entendían unas pocas frases: “Me he dormido; lo siento, lo siento”.

El Ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, y el consejero del ámbito catalán, Jordi Jané, apuntaron que un error humano es la causa más probable del accidente. Lo decidirá la investigación que se ha puesto en marcha en el Juzgado de Instrucción número 3 de la localidad vecina de Amposta, que recibe el apoyo del resto de partidas judiciales del país porque el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya decretó que la envergadura de la tragedia propiciaba la activación del protocolo judicial de grandes catástrofes.

Identificación de los cadáveres

La principal tarea de todos los equipos de emergencias y sanitarios que se desplazaron a lo largo del domingo hasta el lugar de los hechos, el Hotel Corona Tortosa, habilitado como centro de operaciones, y el tanatorio de la ciudad tarraconense es proceder a la identificación de las 13 jóvenes fallecidas.

Tanto la Generalitat como la Administración central se movilizaron junto a las embajadas y consulados de los 19 países de origen de los estudiantes que se vieron involucrados en el trágico viaje. Las autopsias finalizaron en la tarde del domingo y a los primeros a los que se pidió colaboración fueron a las 26 jóvenes que fueron trasladados al hotel, sea porque resultaron ilesos en el accidente o porque las heridas que sufrían eran tan leves que pudieron ser dados de alta.

Atención a los familiares

Los familiares son atendidos por los servicios de emergencia desde el mismo momento en el que llegan al aeropuerto de El Prat del Llobregat (Barcelona) y se les facilita el transporte hasta el lugar donde se encuentran sus seres queridos.

Llegarán de forma escalonada, ya que entre los estudiantes que participaban en el trágico viaje hay algunos jóvenes de Japón e incluso de Nueva Zelanda. 

Estado de los heridos

El consejero de Sanidad catalán, Toni Comín, manifestó a última hora de la tarde que aún hay 23 personas repartidas entre hospitales de Amposta, Tortosa, Tarragona, Vinarós y Reus. Otros cinco jóvenes fueron trasladados a centros de Barcelona. Hay heridos ingresados en Vall d’Hebron, Bellvitge, Sant Pau, Hospital Clínic y Barna Mútua. Dos de ellos por una cuestión de proximidad con sus familias, ya que también hay españoles entre las víctimas.

De los 23 heridos que aún necesitan atención médica, seis se encuentran en estado crítico. Los de mayor gravedad fueron trasladados a los centros de referencia de Barcelona (Vall d’Hebron, Sant Pau y Bellvitge), mientras que otras dos personas están en la Unidad de Curas Intensivas del Hospital de Tortosa y otra en el Joan XXIII de Tarragona.

Dos días de duelo oficial

Mandatarios de todos los lugares del mundo mostraron públicamente sus condolencias y numerosas autoridades se desplazaron hasta Tarragona, encabezadas por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Cataluña estará de duelo dos días y la UB ha habilitado un espacio para que los compañeros de clase puedan expresar sus condolencias.

El duelo ya ha empezado. También ha hecho lo propio la investigación judicial.