Menú Buscar
Las terrazas de la plaza Santa Ana de Madrid.

La temporada baja, la asignatura pendiente del sector turístico en España

Las Baleares son un ejemplo de que España tiene posibilidades de atraer a visitantes todo el año, más allá de la tradicional oferta de sol y playa

4 min
El turismo es el principal motor de crecimiento de la economía española, tanto por lo que respecta a su contribución al PIB como por la creación de empleo asociado. Así lo hizo público la alianza para la excelencia turística, Exceltur, en su último informe, en el que indica que la actividad turística ha impuslado “por tercer año consecutivo” el crecimiento del PIB nacional. Representa el 11,7% del total y propició la creación de 73.343 empleos.

La Feria del Turismo (Fitur) que ha dado el disparo de salida este jueves en Madrid pone el acento en una de las carencias del sector: abordar un modelo que pueda propiciar beneficios más allá de la tradicional oferta del sol y playa. Destaca en este planteamiento Baleares, uno de los pocos territorios que han desestacionalizado las propuestas y han conseguido atraer a visitantes urbanos y a los de negocio, un público al alza. 

El turismo de negocios

Pedro Homar, director gerente de la Fundación Turismo de Palma de Mallorca 365, explica el reposicionamiento que hicieron desde Mallorca para “salir del imaginario del sol y playa”. Se consiguió con ocho productos --cultura, compras, deporte, náutica, ocio, disfrute, cruceros y negocios-- que se promocionan de forma intensa entre octubre y abril, fuera de la temporada alta.

“Para que venga turismo de negocio, no nos limitamos a vender la ciudad para este público. Reforzamos la oferta con propuestas de la agenda cultural, deportiva o las compras que también se pueden realizar”, añade.

Inversión extranjera

A tenor de los datos de 2015, este segmento del mercado, denominado Meetings Incentives Congresses and Exhibitions (MICE), ha significado una mejora para el escenario macroeconómico de España tras varios años marcados por los recortes y los planes de contingencia empresarial.

La intensa entrada de inversiones exteriores en España en el ejercicio anterior ha comportado un avance del 17,5% de los viajes de negocios hacia los destinos españoles.

El turismo en invierno crece el 20%

La nueva estrategia desarrollada en las islas ya ha obtenido sus frutos. Homar explica que en los últimos meses han registrado “un incremento del 20% del turismo en invierno”. Se muestran optimistas con la temporada 2016-2017 gracias a la finalización de las obras del Palacio de Congresos: “En el primer año prevemos que atraiga a unos 65.000 turistas de negocios”.

Esta infraestructura se ha construido en el centro de Palma. Con ello, se intenta transformar la ciudad en el "tractor de la isla de Mallorca”. Será la culminación de la estrategica de atraer a más turistas "durante los 12 meses del año".

El caso de Ibiza también ilustra muy bien esta reorientación del sector en temporada baja. Homar indica que tanto el negocio clubber que ha fomentado la isla --relativo a las actividades de ocio y clubs nocturnos-- junto a la atracción de un turismo de alto standing ha repercutido de forma positiva.

Implantación en la península

El resto de comunidades autónomas también están trabajando para atraer a más visistantes entre octubre y abril. Málaga, otra de las mecas del sol y playa, se intenta reposicionar con sus museos. Y Madrid, tal y como relató el director general de Turismo de la Comunidad, Carlos Chaguaceda, busca ser referente de los espectáculos musicales a nivel europeo.

Homar se muestra optimista sobre la posibilidad de que el resto de los operadores sepan potenciar España como un destino mucho más rico y variado que el turismo de sol y playa. “Todos trabajan en cómo buscarse la vida en temporada media y baja, que es la gran asignatura pendiente”, concluye.