Menú Buscar
Estudiantes en un campus universitario / EFE

La subida de tasas en la universidad aumenta el rendimiento

Un estudio de Fedea demuestra que los estudiantes aprueban antes si se encarece el precio de la matrícula

3 min

El rendimiento académico de los universitarios ha mejorado con la subida de los precios de matrícula, según un estudio de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea). El informe concluye que, tras encarecer los precios, ha disminuido el número de veces que un estudiante se matricula en una asignatura antes de aprobarla.

El economista Javier Ferri ha explicado que el valor del estudio reside en que los investigadores, en lugar de analizar el rendimiento de un mismo alumno con la subida de tasas y sin ella, han comparado los resultados entre el alumnado que no goza de ninguna ayuda y el que, además de estar exento del pago, no es penalizado en segundas y terceras convocatorias. Por otra parte, también se ha tenido en cuenta la habilidad del estudiante, que los autores han medido a partir de la nota media de entrada en la universidad o de si cursan una o más titulaciones.

La subida beneficia a los estudiantes del montón

El estudio muestra que el efecto de la medida es mayor para los estudiantes del montón (el 90%) que para los estudiantes brillantes (10%). Según los autores, esto se debe a que el alumno aventajado suele aprobar con independencia de las circunstancias, pero el estudiante común mejora sensiblemente con “una hora más de estudio al día”.

El estudio indica que la mayoría de las universidades ha utilizado el real decreto de 2012 que permitía las comunidades autónomas subir las tasas, tanto para los estudiantes que se matriculan por primera vez como para los repetidores. Sin embargo, mientras unos centros apenas subieron el coste en la primera matrícula y lo aumentaron mucho para los repetidores, otros impusieron una fuerte subida desde el primer momento.

Mejor penalizar a los repetidores

Tras analizar ambos sistemas, los investigadores se decantan por mantener el precio de la primera matricula y encarecer las tasas progresivamente en la segunda, tercera y cuarta. De esta manera, aseguran, las universidades recaudan lo mismo, no se “castiga” al estudiante que desea acceder a la universidad sino a los repetidores, y se mejora el rendimiento de todos.