Menú Buscar
Toni Comín el día que vinculó la reducción de las listas de espera a la aprobación de los presupuestos / CONSALUD

La sanidad pública catalana, de las peor valoradas de España

El sistema de salud más veterano del país y que durante décadas fue líder está a la cola en gasto per cápita y mantiene listas de espera sin remedio

11.09.2016 00:00 h.
6 min

La sanidad pública catalana era en 2008 la quinta por arriba en el ranking de calidad de España. En el de 2016 es también la quinta, pero por abajo, y la primera, junto a Valencia y Canarias, entre las que ofrecen “peores servicios sanitarios” públicos.

El estudio anual, una especie de Liga que dirige la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) –nacida en los noventa al calor del PSOE y PCE– no puede ser más demoledor para el departamento que dirige Toni Comín.

El suspenso al sistema de salud catalán, pionero en España y que acaba de cumplir 35 años, es global. Abunda sobre anteriores y sobre el publicado hace apenas un mes por el Consejo Económico y Social.

Además de la valoración de los usuarios, el examen tiene en cuenta otros parámetros: hasta 28, como el gasto per cápita y farmacéutico, quirófanos TC,  camas y profesionales (médicos, enfermeras) por 1.000 habitantes, la privatización de los servicios sanitarios o las listas de espera.

Esperas sin mejoría

Solo Andalucía supera por debajo a Cataluña en el presupuesto por habitante y año: 1.133,18 euros. Hace seis años era de 1.297 euros. La diferencia es notable por ejemplo con el País Vasco, que figura en el pelotón de cabeza en casi todo y destina 448 euros más per cápita. E incluso con las humildes Extremadura y Castilla y León, que gastan 262 y 210 euros más.

Sostiene Marciano Sánchez Bayle, portavoz de la (FADSP), que en los presupuestos influyen muchos factores como el envejecimiento de la población y la dispersión geográfica. Por eso usan muchos criterios. Pero en casi todos, Cataluña sale muy malparada.

Solo el 4,4% de los pacientes recibe una cita de atención primaria en menos de 24 horas desde que la pide, la cifra más baja de toda España. Además, solo el 11,4% recibe una cita para especialista antes de 15 días y el 95,3% opina que las listas de espera no han mejorado respecto a años anteriores. Diagnóstico: estable dentro de la gravedad.

Avance

Cataluña sigue siendo, por otra parte, cada vez más líder en el porcentaje de gasto destinado a contratación con centros privados. Nada menos que el 25%, mientras la siguiente comunidad, Madrid, se sitúa en el 10,6%. Los expertos consideran que obedece al déficit histórico de centros públicos en Cataluña, ya que hasta la década de los 80 contaba con menos afiliados a la Seguridad Social y se construyeron menos. Hoy los hospitales privados (147) casi triplican a los públicos.

No es casualidad, que en busca de una atención sobre todo sin tantas demoras, aumenten cada día los pacientes que acuden a la privada. El informe asegura que cada catalán gasta en año de su bolsillo en este capítulo una media 195 euros. Le supera Madrid, con 244 euros, pero los análisis de mercado apuntan que se debe a una mayor población extranjera (no necesariamente inmigrante) que carece de sanidad pública. O que hay más “señoritos” y otras prioridades en el gasto familiar.

Deuda boticaria a cero

Solo Madrid y Baleares tienen un gasto farmacéutico anual per cápita inferior al de Cataluña, 180, 555 euros. Quizá tenga que ver con la existencia de buenos servicios sanitarios, mayormente privados. O con la histórica deuda con las farmacias que CatSalut mantiene de forma ininterrumpida durante los últimos cinco años.

Comín puede presumir, aunque no sea mérito propio, de tener la deuda a cero. Al menos por unos días, hasta hoy, la Diada. El pasado 31 de agosto las farmacias catalanas recibieron un pago de 118,2 millones de euros correspondientes a la factura de junio. Una puesta al día fugaz, porque la próxima semana llegará la factura de 117,7 millones por las recetas de julio….

Recortes y desastre

Aunque se trata de otra partida, el gasto hospitalario en medicamentos sigue desbocado en 11 comunidades, incluida Cataluña. Para cumplir con Bruselas debería bajarse en el 2016 en 1.000 millones.

Los opositores a Rajoy no se cansan de recordar que los tijeretazos desde el 2010 en toda España se situaron entre 15.000 y 21.000 millones menos, según las fuentes. También y más pronto que tarde fueron intensos en Cataluña.

Pero la UE amenaza con imponer otros nuevos recortes al gasto público, y que en torno al 30% correspondería a servicios sanitarios. “Sería un desastre”, coinciden la mayoría de los líderes políticos, enfrascados en elección tras elección.

Lo cierto es que las comunidades, especialmente las no gobernadas por el PP,  han hecho oídos sordos a la contención y el Ministerio de Hacienda constata “serios desvíos presupuestarios”. La patata caliente se queda para el Gobierno que venga. Cuando venga. O para la época de vacas gordas en Cataluña si, como apunta Carles Puigdemont, logra la independencia en 2017.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información