Menú Buscar
El consejero catalán de Sanidad, Toni Comín, en una comparecencia en la sede del departamento.

La sanidad catalana entrará en terreno ignoto en agosto

El 'conseller' Toni Comín anunció la expulsión de centros concertados de la red pública sin pactar qué pasará después

Ignasi Jorro
2 min

La sanidad catalana se quedará sin hoja de ruta el 14 de agosto. El 'conseller' catalán de Sanidad, Toni Comín, anunció la expulsión de un hospital de la red pública sin pactar como será el interín. El Servicio Catalán de Sanidad (CatSalut) anulará el contrato de la Clínica del Vallés y recolocará a sus trabajadores a lo largo de un año a partir del 14 de agosto. La medida se aplicará sin que el centro haya sido informado.

"Comín anunció que la sanidad catalana absorbería a 65 trabajadores de la Clínica del Vallés, en Sabadell. Pero este plan social tardará un año en aplicarse. El 'conseller' aún debe explicar qué tipo de contrato cubrirá los doce meses", explican fuentes cercanas a la institución.

Nuevo contrato o cláusula adicional

Abogados consultados por Crónica Global avanzan las posibles soluciones al entuerto legal. "Si el contrato entre el CatSalut y la Clínica queda sin efecto el 14 de agosto, se tendrá que firmar uno nuevo o añadir una cláusula al existente. De lo contrario, las recolocaciones de trabajadores no se podrían hacer", ilustra uno de los profesionales.

Lo mismo ocurre, agrega el profesional, con los clientes. "La sanidad catalana no podrá enviar ni un paciente más a la Clínica a partir de la fecha de vencimiento. Si lo hace, precisará un nuevo acuerdo de provisión de servicios".

Sin cifras

Además de dejar a la Clínica del Vallés --operada por IDCSalud-- a oscuras, la Consejería solivianta al sector con su falta de concreción. "Comín no entra al fondo del asunto: cuánto costará al CatSalut integrar visitas y operaciones en la Corporación Sanitaria Taulí y el Consorcio Sanitario de Terrassa, cuyas tarifas son más caras".

Así, el departamento se enfrentará a una disyuntiva. "O paga el precio que fijan las gerencias, tarifas ideadas para no incurrir en déficit, o condenará a los dos hospitales públicos al default".

"Las consecuencias --concluye un experto-- no se verán hasta dentro de varios ejercicios, cuando el Taulí y el Consorcio acumulen deuda y pierdan la autonomía de gestión".