Menú Buscar
Tabla con las ventas y la difusión de los principales diarios impresos en Cataluña en mayo de 2016.

La prensa tradicional prosigue su desplome en la primera mitad del año

Las ventas de ejemplares de los dos principales diarios catalanes retroceden a gran velocidad y ponen de manifiesto la profunda crisis del sector

2 min

El diario El País es el de mayor difusión de España. En mayo, los ejemplares que distribuyó a través de los kioscos fueron 117.717, el 16% menos de lo que vendía un año antes. Le sigue en la preferencia de los lectores El Mundo, que vendió 71.897 ejemplares el pasado mes de promedio, un 22% inferior a lo que distribuía hace doce meses. Son dos muestras claras de la profunda crisis que vive la prensa tradicional, que sigue su retroceso en ventas y difusión, de acuerdo con los últimos datos de la Oficina de Justificación de la Difusión (OJD) correspondientes a mayo.

Otro tanto sucede con la prensa catalana. La crisis que atraviesan La Vanguardia y El Periódico parece más aguda todavía en el primero de los casos. El rotativo de la familia Godó vendió en los kioscos catalanes 27.870 ejemplares de promedio, lo que supone justo el 14,39% menos que un año antes. Al periódico de los Asensio y los Lara la caída de ventas también le afectó, aunque sigue como líder absoluto en ventas en la comunidad catalana con 39.782 diarios vendidos de promedio (-18,30%).

El difícil mercado catalán

El análisis del mercado catalán tampoco es óptimo para el resto de cabeceras. El País (-21,11%), El Punt Avui (-9,48%), Ara (-16,20%), El Mundo (-24,73%) y Abc (-20,50%) retroceden a un ritmo de dos dígitos. Sólo La Razón, del grupo Planeta, registra datos positivos en ventas ( 36,85%) en los datos de mayo y los que hacen referencia al último año.

Las ventas en kiosco guardan una estrecha relación con la difusión que la OJD certifica para cada medio. La mayor parte de este concepto se obtiene mediante la venta de ejemplares. Sin embargo, La Vanguardia registra siempre una notable diferencia entre las ventas acreditadas y su difusión. El buque insignia del conde de Godó se nutre de las suscripciones y las ventas en bloque (promocionales que acaban con el diario como regalo en transportes, eventos...) para lograr una mayor audiencia, que pese a las estratagemas empresariales también retrocede un 9% en los últimos 12 meses en el territorio catalán.