Menú Buscar

La OCU encuentra carne de caballo, pollo y pavo en kebabs de ternera

La organización también señala la mala calidad higiénica y nutricional de este producto.

Redacción
2 min

La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ha detectado, tras analizar los 25 kebabs –supuestamente de carne de ternera- de establecimientos de Madrid, que contienen carne de caballo, pollo y pavo.

Los kebabs han sido sometidos a análisis que determinan la calidad de género y nutricional, su especie, y la higiene. Y señala la opacidad que existe para saber el origen de la carne de caballo que acaba en los preparados industriales.

Aunque la cantidad de carne de caballo no supere el uno por ciento en las siete muestras en las que se ha encontrado y la de pavo tampoco lo haga en las 13 muestras en las que se ha encontrado, en seis de las muestras la OCU ha encontrado una proporción del 60% de pollo, mucho mayor que la de ternera, mientras que otras 11 tenían una proporción que variaba del 40 al 60%.

Finalmente, la organización de consumidores también destaca que 11 de las 25 muestras tenían unas condiciones higiénicas deficientes. En 11 de las 25 muestras habían enterobacterias coliformes en cantidades elevadas, síntoma de contaminación fecal (probablemente por lavar mal los vegetales o lavarse poco las manos) y en 13 kebabs encontramos demasiados mohos y levaduras. Además, en ninguno de los locales visitados los cocineros vestían gorro o guantes.

La OCU acaba el informe asegurando que los kebabs contienen una cantidad de grasas y sal superiores a las de las hamburguesas más conocidas del mercado y recomiendan moderar el consumo de este producto. 'Si pides el kebab más contundente y lo acompañas con patatas fritas y refresco, te habrás tragado las tres cuartas partes de la energía que necesita un adulto para pasar todo un día'.