Menú Buscar
El tribunal internacional de ecologistas que juzga a la multinacional Monsanto / CG

La multinacional Monsanto, objeto de un 'juicio' por crímenes contra la humanidad

Un tribunal de ecologistas se pronunciará sobre el papel de la compañía en la transformación de la agricultura y sus consecuencias a través de seis acusaciones

Jorge de Lorenzo
6 min

Un autodenominado Tribunal Internacional juzga a Monsanto en La Haya desde ayer y hasta el domingo. Liderado por la ecologista Vandana Shiva pretende asumir la representación de la sociedad civil para encausar a la multinacional por la violación de derechos humanos, crímenes contra la humanidad y ecocidio.

Cinco jueces escucharán los testimonios de 30 testigos y expertos de todos los continentes. Emitirán una opinión consultiva en diciembre que seguirá los procedimientos de la Corte Internacional de Justicia.

La multinacional se defiende

En una carta abierta, Monsanto califica de simulacro el juicio y advierte que el resultado está predeterminado. Arremete contra la Fundación Internacional de Agricultura Orgánica (IFOAM)la Asociación de Consumidores Orgánicos y contra todos los que se oponen a la innovación en la agricultura moderna.

“Este juicio, simulado a través de un falso Tribunal, distrae tanto del auténtico diálogo sobre las necesidades de la agricultura y los alimentos, como de una verdadera comprensión de los Derechos Humanos”, advierten varios directivos de la multinacional que se identifican al final de la misiva. La compañía argumenta en su defensa que ofrece una amplia gama de semillas y servicios que pueden beneficiar a los agricultores orgánicos tanto como lo hacen con los convencionales.

“Desde principios del siglo XX, Monsanto, una empresa con sede en EEUU, ha desarrollado una serie de productos altamente tóxicos, que han dañado de forma permanente el medio ambiente y han causado la enfermedad o muerte de miles de personas”, asegura un portavoz del Tribunal. Para llevar a cabo su acción en La Haya, que representa muchos gastos, los ecologistas solicitan un donativo a través de crowdfunding.

Las acusaciones

El Tribunal Internacional ha resumido en estas seis cuestiones sus acusaciones contra la multinacional de transgénicos:

1 ¿Violó la empresa Monsanto, por sus actividades, el derecho a un medio ambiente seguro, limpio, sano y sostenible, como se reconoce en el derecho internacional de los derechos humanos?

2 ¿Violó el derecho a la alimentación, como se reconoce en el artículo 11 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y en los artículos 24.2 (c) y (e) y 27.3 de la Convención sobre los Derechos del niño, y en los artículos 25 (f) y 28.1 de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer?

3 ¿Violó el derecho al nivel más alto posible de salud, tal como se reconoce en el artículo 12 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, sociales y culturales, o el derecho del niño al disfrute del más alto nivel posible de salud, como se reconoce en el artículo 24 de la Convención sobre los Derechos del niño?

4 ¿Violó la libertad indispensable para la investigación científica, garantizada por el artículo 15 (3) del Pacto Internacional de Derechos Económicos, sociales y culturales, así como las libertades de pensamiento y expresión garantizada en el artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos?

5 ¿Es Monsanto cómplice en la comisión de un crimen de guerra, tal como se define en el artículo 8 (2) del Estatuto de la Corte Penal Internacional, proporcionando materiales el ejército de Estados Unidos en el marco de la Operación Ranch Hand puesta en marcha en Vietnam en 1962?

6 ¿Pueden en el pasado y en el presente las actividades de Monsanto constituir un delito de ecocidio, entendido como causar daños graves o destruir el medio ambiente, con el fin de alterar de manera significativa y duradera los bienes comunes o servicios de los ecosistemas en los que ciertos grupos humanos se basan? 

20 aniversario de los transgénicos en España

Con motivo de cumplirse el 20 aniversario del inicio de los cultivos transgénicos en España, la Fundación Antama vinculada a las grandes multinacionales de semillas, ha publicado varios informes sobre los beneficios de su actividad. El cultivo de maíz Bt ha permitido en los últimos 18 años un ahorro de 193 millones de euros en importaciones, señala en un comunicado emitido a primeros de octubre.

En junio de 2015, otro informe publicitado por la Fundación Antama, señalaba que la importación de soja modificada genéticamente (MG) por parte de España supuso un ahorro para los productores de al menos 55.000 millones. Un ahorro, argumenta, derivado del coste más elevado que habría supuesto la importación de soja convencional por su alto precio relativo.