Menú Buscar
Un foto del presunto asesino de Susqueda publicada en su Facebook

La mujer del presunto asesino de Susqueda tiene dos meses para declarar

Si no se presenta en España, la policía viajará a Colombia para tomarle declaración

4 min

Al puzzle del doble crimen de Susqueda le faltan piezas o, más concretamente, ponerlas en orden. Por ello, el juez de Santa Coloma de Farners ha pedido un centenar de nuevas diligencias a los Mossos d’Esquadra, entre las que destaca una: la declaración de la mujer del principal sospechoso, que se marchó a Colombia una semana después de los hechos y allí sigue. Tiene dos meses para viajar a España y aportar su testimonio.

En detalle, el magistrado da diez días a Nancy Soraida para que comunique cuándo tiene previsto aterrizar en España para declarar. La defensa asegura que así lo hará. ¿Y si no? Si no, el juez anuncia que firmará una comisión rogatoria para que sea interrogada en Colombia.

"Declaración fundamental"

“La declaración se estima fundamental para el esclarecimiento de los hechos”, dice el auto. Añade que “es posible” que Soraida, “al llegar a Colombia, pocos días después de los hechos investigados, comentase cualquier circunstancia” que conociese en relación a ellos, “más cuando el viaje fue inesperado y existen indicios que sugieren que puede tener relación con los delitos”.

También ha ordenado todas las diligencias para reconstruir los hechos con todos los detalles posibles. El magistrado considera que existen indicios “más que suficientes” de que el sospechoso, Jordi Magentí, el 24 de agosto de 2017 entre las 11.20 y las 11.26 horas, pudo matar a Marc y Paula en la zona de la Rierica del pantano de Susqueda disparándoles con un arma. Después se deshizo de los cuerpos atándolos a mochilas lastradas con piedras.

El hijo de Magentí

Detalla todos los indicios recabados hasta el momento contra él, que le sitúan como única persona presente, a la hora en que supuestamente se produjo el crimen, en la zona de la Rierica donde ocurrió (él mismo se sitúa en este punto al testificar ante el juez).

También cita la “revelación” de un compañero de celda a quien Magentí le confesó que fue su hijo quien cometió el crimen y que él solo le ayudó a deshacerse de los cadáveres porque se lo debía al haber matado a su madre: un testigo a quien se le da credibilidad, si bien se descarta que el hijo participara en el doble crimen porque en ese momento estaba en otro municipio.

Asimismo, considera que el autor de los hechos conocía a la perfección el pantano y tuvo como motivación “una discusión provocada por un encuentro casual”, requisitos que reúne Magentí, ya que era conocedor de la zona y además sufría una patología que afecta a su ira y control de impulsos.

Más de un centenar de pruebas

El juzgado acordó realizar más de un centenar de pruebas; entre ellas, citar a 46 testigos, incluidos los padres de los fallecidos, el hijo del investigado​, y los vecinos y excursionistas que estaban en el pantano cuando ocurrió el doble asesinato, entre otros.

Además, pidió numerosas diligencias periciales a los investigadores de los Mossos d’Esquadra como varios croquis sobre el recorrido del Opel Zafira con el que las víctimas llegaron al pantano ese 24 de agosto (captados por última vez por una cámara de la presa del pantano a las 10.18 horas), sobre las posibles rutas en kayak de los jóvenes y del Land Rover Defender del investigado.