Menú Buscar
La queja formal contra la firma, que pertenece a Moovel, filial de Daimler, llegará antes del verano.

La guerra entre los conductores y MyTaxi en Madrid se recrudece

Una asociación denunciará a la 'app' en los tribunales por "competencia desleal"

Ignasi Jorro
2 min

El conflicto entre parte del sector del taxi de Madrid y MyTaxi, una aplicación para encontrar vehículo, acabará en denuncia penal por supuesta competencia desleal. La Federación Profesional del Taxi (FPT) prepara una querella judicial por los chollos que ofrece la firma a los clientes: descuentos del 50% y regalos de carreras a precio único de 20 euros. 

La queja formal contra la firma, que pertenece a Moovel, filial de Daimler, llegará antes del verano. El argumento principal es que las promociones de MyTaxi cercenan la libre competencia. "No puede ser que el cliente pague tarifas inferiores a las establecidas por el Ayuntamiento de Madrid. ¿Qué hacemos los demás?", se pregunta un portavoz de la federación.

La ofensiva judicial tiene visos de tener un fuerte impacto en el sector del taxi en Madrid. De las 15.723 licencias de la capital, unas 2.500 están afiliadas a la tecnológica.

Control del transporte privado

La denuncia penal que ultima la Federación Profesional, que representa a unos 3.000 conductores, llega después de una queja formal ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por el mismo motivo.

Ambas acciones forman parte de una batalla soterrada por el control del transporte privado de Madrid. "MyTaxi pertenece en última instancia al fabricante Daimler. La empresa automotriz es también dueña de Car2Go, el sistema de carsharing que se ha estrenado en Madrid. Es peligroso que una sola empresa pueble la calle de coches con diferentes sistemas", añade la misma fuente.

De momento, MyTaxi presume de 45.000 vehículos afiliados y 10 millones de clientes. En España, la app desembarcó en 2009 y ya tiene a más de 5.000 profesionales afiliados.

Condenada

Pese a su éxito, los detractores de la plataforma cargan contra su agresiva política comercial. "No se puede entrar a reventar precios o acabaremos pagando por trabajar. La empresa ha sido condenada por estas mismas prácticas en Alemania", agrega el profesional consultado.

Cabe recordar que la Audiencia Provincial de Fráncfort prohibió en enero los descuentos que ofrecía la app. El tribunal dictaminó que las tarifas no podrían exceder las establecidas ni por encima ni por abajo, ya que ello "distorsionaba la competencia".