Menú Buscar
Concentración ante el bar Koxka contra la Guardia Civil

La Guardia Civil remite a la Audiencia el informe que acredita el delito de terrorismo en Alsasua

Este documento refuerza la tesis principal de la magistrada, que pedirá al juez territorial que se inhiba de este asunto

4 min

La titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, dispone ya del informe que solicitó a la Guardia Civil para acreditar la campaña de acoso que sufre este Cuerpo en Navarra.

El proceso se inició después de que el tribunal, el pasado 26 de octubre y a petición de la fiscalía, se declarara competente para investigar la "brutal" agresión que sufrieron dos guardias civiles en Alsasua a manos de un grupo de 45 personas cuando disfrutaban de un momento de ocio con sus parejas.

Refuerza la tesis de la juez

La juez, que actuó a raíz de la denuncia presentada por el colectivo de víctimas del terrorismo Covite, entiende que los hechos podrían constituir un delito de terrorismo, tal y como recoge el artículo 573 del Código Penal en su nueva redacción tras la reforma de 2015. El informe de la Guardia Civil ahora remitido --elaborado directamente desde la Comandancia de Pamplona-- reforzaría esta tesis.

La Policía Foral, no obstante, fue desde la madrugada del 15 de octubre la encargada --con la colaboración de la Guardia Civil-- del atestado del incidente que provocó una fractura en un tobillo de un teniente, así como de la posterior investigación que se saldó con dos detenidos

"Brutal" agresión

En su auto de cuatro páginas, la juez Lamela acordaba practicar varias diligencias, entre ellas, requerir al juzgado de instrucción de Pamplona que conoce de los hechos testimonio íntegro de las diligencias incoadas, lo que supone un paso previo para pedir al juez territorial que se inhiba de este asunto. Solicitaba también a la Policía Foral de Navarra que remitiera a la mayor brevedad las actuaciones practicadas con motivo de tales hechos.

La resolución calificaba de "brutal" la agresión sufrida por los dos agentes de la Guardia Civil cuando se encontraban, "fuera de servicio y acompañados de sus parejas", en el interior del bar Koxka de Alsasua, "donde previamente fueron rodeados e increpados para que abandonaran el local por un grupo de personas".

Concentración con símbolos de ETA

El 21 de octubre, la Policía Nacional detuvo a una tercera persona, un hombre de 45 años con residencia en Getxo (Vizcaya), por pedir de forma anónima en la red social Facebook que ETA siga matando a "gentuza" como los dos guardias civiles de Alsasua, un municipio de 7.600 habitantes que ha sido feudo de movimientos radicales vinculados a la izquierda abertzale.

En su auto, la juez de la Audiencia Nacional pidió a la Guardia Civil que identificara a quienes realizaron las declaraciones y aparecieron en las fotografías publicadas para desmentir de forma colectiva "la versión oficial" de las agresiones del 15 de octubre.

La magistrada recordaba que la denuncia de Covite ponía de manifiesto que horas más tarde de la agresión en el bar Koxka se llevó a cabo una concentración contra la Guardia Civil en este municipio bajo el lema Alde hemendik (Fuera de aquí), "enmarcado en el Ospa Eguna (día de la huida), al objeto de desmentir la versión oficial de lo sucedido".

Lamela destacaba que los asistentes a esta concentración portaban pancartas con el logo habitual de ETA --"flecha sinuosa de dos puntas"-- y solicitaba que se identificara a los titulares y responsables de la cuenta en la red social Twitter AltsasukoGaztetxea