Menú Buscar
El ginecólogo Carlos Morín y su mujer María Luisa Durán, entrando en la Audiencia de Barcelona, en una imagen de archivo.

La fiscal acusa al doctor Morín de 50 abortos ilegales

Visto para sentencia el juicio contra las clínicas de Barcelona que practicaron decenas de interrupciones del embarazo presuntamente fuera de la ley y que le podrían costar cinco años al polémico doctor

3 min

Visto para sentencia. El caso de las clínicas abortivas de Barcelona queda pendiente de la resolución definitiva de la Audiencia de Barcelona.

Durante dos meses, el doctor Carlos Morín, su esposa y su equipo médico (obstetras y anestesistas) se han vuelto a sentar en el banquillo de los acusados ante el que han desfilado 80 mujeres que abortaron en sus clínicas en !extrañas circunstancias! entre 2000 y 2007.

50 abortos ilegales

Tras el juicio, que se ha seguido en la sección sexta de la Audiencia Provincial de Barcelona, la fiscal ha acusado a Morín de 50 abortos ilegales que se llevaron a cabo bajo la excusa legal de que existía riesgo psicológico para la madre pero que adolecieron de los preceptivos informes psiquiátricos que así lo pudieran atestiguar.

El ginecólogo Carlos Morín manifestó durante el juicio, a preguntas de su defensa, que todos los abortos que practicó en sus clínicas de Barcelona estaban incluidos en los supuestos legales y eran supervisados por el departamento de Salud de la Generalitat, al que se notificaban mensualmente.

Fiscal dura y tenaz

Sin embargo, la fiscal, en un alegato que por su dureza ha sorprendido incluso al propio tribunal, le pide un año de cárcel por cada uno de los 50 abortos.

Al tratarse de la misma infracción, la ley prevé que, en el peor de los casos para el médico, sólo podría ser condenado a un máximo de tres años en total por el conjunto de esos delitos.

Tres delitos

La representante del ministerio público considera que durante el juicio se ha podido acreditar que Morín, su esposa y el resto de facultativos formaban una asociación ilícita para delinquir porque actuaban "de forma coordinada y con fines al margen de la ley". Por ese delito le piden un año de cárcel.

Por último, se acusa al controvertido doctor de un delito de falsedad por el que se solicita también un año de cárcel.

Ninguna de la mujeres que abortaron en las clínicas del doctor Morín han sido acusadas en este juicio ya que fueron exoneradas de culpa por la juez instructora alegando que desconocían la normativa que regulaba todo el proceso y el trámite relativo al aborto.
Destacadas en Vida