Menú Buscar
Maite Masià (d), directora en funciones de la Oficina Antifraude de Cataluña, junto a los directores cesados, Teodoro Franch (c) y Rogelio Grajal (i).

La directora provisional de Antifraude cesa a dos altos cargos

Maite Masià destituye a Teodoro Franch y a Rogelio Grajal, que dirigían las principales indagaciones del organismo anticorrupción

Carlos Ballfugó
3 min

La directora en funciones de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), Maite Masià, cesó esta semana de forma sorpresiva al director del área de investigación del organismo, Teodoro Franch, un abogado en el que Daniel de Alfonso depositó su confianza para dirigir durante casi cuatro años la división más sensible del organismo anticorrupción.

También ha decidido que abandone la institución otra de sus piezas clave, el director de Prevención, José Rogelio Grajal. Diplomado en informática, es especialista en el diseño de sistemas de análisis de información y cibercriminalidad y ha ejercido como investigador y supervisor de la unidad de la policía judicial, adscrita a la Fiscalía Anticorrupción. Participa, asimismo, en varios foros internacionales sobre la materia y forma parte del grupo de expertos que trabaja para fijar la armonización de la normativa de la Unión Europea de este ámbito.

Sin esperar al nuevo director

Masià, que comparecerá la próxima semana en el Parlament, también ha decidido que deben abandonar la OAC el director de Análisis, Bruno González, y al fiscal Francesc Juncàs, número dos de esta área. El Diario Oficial de la Generalitat solo ha publicado la destitución de Grajal.

La limpieza ha causado extrañez dentro y fuera de la institución. Ha tenido lugar sin esperar a que un nuevo número uno de la Oficina Antifraude decidiera sobre la idoneidad de esas personas para el cargo y sin que la directora en funciones tuviera necesidad u obligación de hacerlo.

¿Cargo de confianza?

Se justifica exclusivamente en que se trata de un empleo “catalogado como puesto de confianza y con consideración de personal eventual” sin tener en cuenta que las tareas que desempeñan se quedan muy lejos de las de un asesor de un grupo político, por ejemplo, otro de los cargos que cuenta con esa categoría.

No es la primera ocasión en que Masià, implicada en el caso ITV, actúa en este sentido. Días antes había cesado de forma fulminante a la jefa de gabinete de De Alfonso, Assumpció Riba, otra decisión que se esperaba cuando el Parlament de Cataluña nombrara de forma definitiva al sucesor del director de la OAC.

Oferta vacante

La presidenta de la Cámara catalana, Carme Forcadell, dirige personalmente este proceso. Ha elaborado ya una lista de candidatos, pero los primeros con los que se ha puesto en contacto han rechazado la propuesta. El puesto sigue vacante.