Menú Buscar
El teniente coronel Daniel Baena y el inspector de los Mossos d'Esquadra Ramon Grasa.

La colaboración internacional dispara las operaciones contra el crimen organizado en Cataluña

Policía, Guardia Civil y Mossos d'Esquadra coinciden en que a los grupos mafiosos hay que “golpearles duro” en su patrimonio

5 min

Siete de cada diez operaciones que se desarrollan en España contra el crimen organizado han contado con la ayuda o colaboración, directa o indirecta, de cuerpos policiales o servicios de inteligencia de algún país extranjero. Así se expresa un reciente informe de la Secretaría de Estado para la Seguridad, que pone en evidencia la importancia que para la lucha contra esta criminalidad supone el intercambio constante y operativo de información sensible.

La información es oro

El crimen organizado se ha globalizado y ha deslocalizado sus bases operativas. Una determinada organización puede fijar la residencia en la Costa Brava, puede blanquear en Tarragona, puede comprar las armas en Rumanía y puede traficar con drogas en Francia.

“La coordinación internacional está siendo fundamental para atajar a estos grupos organizados. A las oficinas de coordinación policial, como Europol, se ha de añadir la decisión de España de aumentar los agregados de seguridad en determinadas embajadas de países donde sabemos que la presencia de criminales y mafiosos pueden afectarnos aquí, en Cataluña, o en otros puntos del país. Estos agregados transmiten y obtienen información muy relevante de lo que nuestros colegas europeos, por ejemplo, están investigando y que nos pueda afectar”. Así se ha expresado, en declaración a este medio, el Inspector Jefe de Crimen Organizado de la Policía Nacional en Cataluña, Carlos Llorente.

Operaciones como churros

En estas últimas semanas, Cataluña ha albergado diversas operaciones contra la mafia rusa, georgiana, china, ucraniana y mexicana. Policía, Guardia Civil y Mossos reconocen que están sobrepasados por el trabajo, pero celebran que ahora la lucha contra la mafia se considere un problema global.

“Hemos identificado las autopistas de impunidad, esos grandes corredores internacionales donde la droga, las armas y la trata de blancas fluyen con vergonzosa libertad. Hemos de atacar allí para que el problema no explote aquí”. Son palabras del Teniente Coronel de la Guardia Civil, Daniel Baena, responsable en Cataluña de la lucha contra la delincuencia organizada.

Mafia: una empresa criminal

“El crimen organizado es una empresa y funciona como tal, con su jerarquía, su “gabinete jurídico”, su “producción industrial”, sus canales de distribución y sus mecanismos de blanqueo. Por eso es tan importante ahogarles desde el punto de vista patrimonial. Eso les hace un daño casi definitivo”, añade el Teniente Coronel.

Un criterio que también comparte el Inspector Jefe de Crimen Organizado de la División de Investigación Criminal de los Mossos d'Esquadra, Ramon Grasa. En su opinión, “estos criminales actúan por poder, pero sobre todo por dinero. Por ello, siempre que ponemos a disposición de jueces o fiscales nuestras atestados y nuestras propuestas de actuación, la Unidad Central de Blanqueo incorpora el estudio patrimonial de las fortunas que, a menudo, estos delincuentes han amasado con el tráfico de drogas, armas, blancas o a través de la inmigración ilegal o la extorsión”. Grasa  añade que “el dinero les duele más que la cárcel”.

Más reformas y más medios

Los tres responsables catalanes de la lucha contra la delincuencia organizada destacan y coinciden en que, a pesar de las reformas legales efectuadas, las mafias siguen viendo España y Cataluña, en concreto, como un lugar idóneo para blanquear dinero sucio. “Quizá convendría endurecer la ley en este sentido”, ha añadido el inspector Llorente.

Los tres mandos policiales destacan el papel activo de la fiscalía anticorrupción y contra la delincuencia organizada en la lucha ante esta lacra que amenaza la seguridad de varios países europeos, tal y como como destaca el informe de la Secretaría de Estado. Todos los cuerpos policiales reclaman más medios para ahogar a estos grupos que siguen viendo en el clima mediterráneo, la calidad de vida de nuestro pais, la situación geoestratégica de Cataluña y una cierta laxitud de las normas penales españolas, las excusas para instalarse, esconderse o, directamente, para blanquear lo obtenido por sus crímenes.