Menú Buscar
Imagen del hotel Hesperia de la cadena de los Castro.

L'Hospitalet, el Brooklyn de Barcelona, se beneficia del 'efecto Colau'

Empresas, galerías de arte y proyectos hoteleros eligen la localidad vecina ante las trabas que pone el consistorio barcelonés  

María Jesús Cañizares
3 min

Hace diez años, L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) sólo tenía una pensión para dar alojamiento al visitante. Hoy, en esta localidad de la conurbación metropolitana hay 13 hoteles especializados en el turismo de negocios. Esa cifra crecerá próximamente gracias al equipo de Ada Colau.

La moratoria dictada por la alcaldesa de Barcelona ha provocado que las miras del sector hotelero se concentren en L’Hospitalet, donde la fiscalidad es inferior y los trámites burocráticos, menos complicados.

Según ha podido saber Crónica Global, ya hay conversaciones entre el ayuntamiento y el Gremio de Hoteles con la finalidad de abrir nuevos establecimientos en el eje Gran Via. Todavía no se ha cerrado ninguna operación, pero algunos empresarios ya han ido a ver los terrenos.

La pista de hielo

Obviamente, el consistorio hospitalense acoge estos proyectos con los brazos abiertos y así lo expresó públicamente la propia alcaldesa, Núria Marín (PSC). Lo hizo también con motivo de la decisión de Colau de prescindir de la pista de hielo que cada Navidad se ubicaba en la plaza Catalunya de Barcelona. L’Hospitalet se hizo con esas instalaciones, por las que han pasado ya más 80.000 personas, cifra que este fin de semana podría llegar hasta 100.000.

El reciente traslado de la empresa Agrolimen, perteneciente a la familia Carulla, ejemplifica ese incipiente éxodo de empresas hacia L’Hospitalet, la segunda ciudad en número de habitantes de Cataluña. En los últimos años, esta localidad ha crecido como polo empresarial --la presencia de la Feria de Barcelona es determinante--, pero también como núcleo de actividad cultural.

Dos galerías de arte, Nogueras-Blanchard y Ana Mas Projects, afectadas por la subida del precio de los alquileres, han dejado Barcelona para trasladarse al distrito cultural de L’Hospitalet. Pudieron hacerlo al distrito del 22@, en el barrio del Poblenou, pero la burocracia barcelonesa es disuasoria, mientras que la zona situada entre el barrio de Bellvitge y el centro de L’Hospitalet ofrece un entorno más acogedor.

Al efecto Colau se une el objetivo del ayuntamiento de ofrecer bonificaciones fiscales de hasta un 95% para favorecer la instalación de empresas. Algo se mueve en L’Hospitalet, y mucho.