Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un kiwi partido por la mitad / PIXABAY

El kiwi, el plan b de Ribera d'Ebre ante el virus que destroza sus melocotones y nectarinas

La enfermedad de sharka afecta a las plantaciones de melocotones y nectarinas, por lo que la zona impulsa una alternativa

6 min

Ribera d'Ebre es uno de los principales productores de melocotones y nectarinas. Sin embargo, la enfermedad de sharka ha obligado a impulsar un plan piloto para cultivar kiwis como una alternativa para seguir siendo un referente agrícola.

El kiwi en Ribera d'Ebre es uno de los últimos proyectos que han impulsado Acció Climàtica y el IRTA en la región. De este modo, la plantación de kiwis se llevará a cabo en tres fincas de Benissanet de tres hectáreas. Para este proyecto, la conselleria cuenta con un presupuesto de 600.000 euros. Sin embargo, se debe tener en cuenta que se trata de un plan piloto para el cultivo del kiwi.

Plan piloto para el cultivo del kiwi

Los primeros resultados se verán aproximadamente en dos años. De hecho, los primeros frutos no se esperan hasta octubre de 2024. Las condiciones únicas del cultivo del kiwi provocan que su producción sea más cara. En este sentido, esta fruta tropical requiere un sistema de riego y de sombra constante para que los resultados sean óptimos. Esto, según cifras del departamento, encarece el proyecto hasta 50.000 euros por hectárea.

Está previsto que en las próximas semanas se planten la mayoría de los árboles en las fincas de Benissanet. En concreto, se esperan incluir hasta 3.000 ejemplares. Hasta el momento, se ha plantado ya la variedad hayward, conocida popularmente como kiwi verde. Este es uno de los kiwis más consumidos, aunque también se ha reservado un 15% del espacio para cultivar otras variedades. De esta manera, las pruebas que se llevarán a cabo tendrán un mayor dinamismo. Por otro lado, hay que tener en cuenta el riesgo de incendio, que ya ha afectado a otras zonas de Cataluña, como L'Empordá.

La enfermedad más destructiva para los árboles frutales

La enfermedad de sharka es uno de los principales enemigos de todo el conjunto de árboles frutales. Afecta directamente al fruto, lo que impide su comercialización. Las propias personas son una de las vías de propagación de este virus, especialmente por los materiales que usan en los cultivos.

No obstante, este virus no causa la muerte de los árboles. Incluso pueden no mostrar síntomas por largos períodos de tiempo, que pueden llegar hasta los cuatro años. Sin embargo, es importante acabar con todas aquellas plantas infectadas, pues actúan como posible fuente de contagio.

En España, uno de los principales tipos de este virus es el D. Afecta sobre todo al melocotón, a la ciruela y a otras especies de plantas decorativas. De hecho, desde el año 2008, en la comarca ya se han arrancado hasta 370 hectáreas de melocotoneros, lo que ha provocado grandes pérdidas económicas.

Sin duda, se trata de un grave problema para la Ribera d'Ebre, una de las mayores zonas agrícolas de la zona este de España. El cultivo de almendra, la viña o los olivos son algunos de los más concurridos. Sin embargo, en cuanto a fruta dulce, el melocotón y las cerezas son las principales opciones.

Cerezas
Cerezas

Una región claramente agrícola

Esta prueba piloto tuvo una gran acogida en la comarca. De hecho, hasta siete fincas presentaron su candidatura, aunque solo tres acabaron siendo elegidas. Los criterios de selección fueron el terreno de la finca, la zona y el clima. El IRTA será el responsable de hacer un seguimiento a partir de una serie de métricas, como los kilos de kiwi obtenidos, el coste de producción y la calidad del producto final.

La diversificación es fundamental en el sector de la agricultura. Hay años en los que impedimentos de tipo climático o de otra clase pueden dañar algún determinado cultivo. Por ello, hacer pruebas con diferentes tipos de kiwi permitirá diversificar la producción para así asegurar siempre una mínima rentabilidad.

Este proyecto tiene el objetivo de sentar las bases del futuro de la actividad agrícola en esta zona. El kiwi es una excelente oportunidad, ya que su recogida, en el mes de octubre, coincide con el resto de las frutas dulces. Los campos serán un gran banco de pruebas, y se espera una gran cooperación entre los diferentes agricultores. Esto es algo primordial ante la recesión económica que se espera de cara al año 2023.

El kiwi en Ribera d'Ebre es una gran oportunidad de negocio con una fruta poco explotada en la región y que puede convertirse en la principal punta de lanza en los próximos meses. En 2021, solo se detectaron en Cataluña 80 hectáreas de cultivo. Sin embargo, cada persona consume de media 3,11 kilos de kiwis al año. Una propuesta que, si sale bien, puede dar un fuerte impulso económico al sector agrícola.