Menú Buscar
Imagen de archivo de la Ciudad de la Justicia de Barcelona / EP

Los juzgados catalanes retoman su actividad con 75.000 vistas pendientes en cola

La justicia se adapta a la nueva normalidad con la intención de recuperar el tiempo perdido sin alterar el calendario ya previsto y de la forma más segura

3 min

Los juzgados de Cataluña vuelven a abrir sus puertas tras dos meses y medio sin funcionar por el coronavirus. Retoman su actividad judicial ordinaria con 25.000 juicios previstos hasta septiembre, con restricciones de aforo y limitaciones para garantizar la seguridad de los presentes.

La vuelta se augura movida en los tribunales, y es que el estado de alarma obligó a suspender unas 75.000 vistas. La justicia catalana solo ha atendido actuaciones urgentes e inaplazables, por lo que pretende reprogramar el tiempo perdido sin poner lo pendiente a la cola de lo ya previsto, para evitar dilatar más los procesos. Una intención que cambiará la vida diaria de los juzgados.

La nueva vida de la justicia catalana

Con todas las medidas de seguridad necesarias para retomar la actividad, la justicia catalana cambia el horario de actividad para recuperar el tiempo perdido por la pandemia del coronavirus con la intención de celebrar las vistas que han quedado atrasadas sin mover el calendario ya previsto.

Para llegar a todo, los tribunales abrirán con la posibilidad de señalar juicios por la tarde --por ahora, con un 2% de los previstos-- y se ha habilitado agosto para mantener la actividad judicial --hasta el momento, con 31 juicios señalados-- para celebrar las 75.000 vistas que el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) calcula que se han suspendido estos meses.

Adaptados a la situación actual

También se levanta la suspensión de plazos procesales, que empezarán a contar a partir del viernes, y se doblará el tiempo para recurrir sentencias y resoluciones definitivas. Al reagendar los juicios, tendrá que evitarse que coincidan muchos a la misma hora para que no haya aglomeraciones en las salas de espera.

En algunos casos habrá que buscar una sala alternativa si la habitual no permite mantener la distancia de seguridad entre personas. Con el mismo fin, la Ciudad de la Justicia de Barcelona habilitará una entrada solo para trabajadores y, en el otro acceso, los vigilantes de seguridad se encargarán de comprobar que las personas que acuden tienen una citación judicial o cita previa en algún órgano.

Unos juzgados más tecnológicos

Para garantizar la seguridad de los presentes y llegar a todo, se han habilitado las declaraciones de detenidos por videoconferencia desde comisaría, una medida que ha permitido evitar traslados y que se prevé que perdure, para lo que la Generalitat ha comprado 447 licencias. Una para cada sala de vistas.

También se estudia que los agentes de policía que declaren como testigos en un juicio, así como los médicos forenses, puedan hacerlo desde sus puestos de trabajo, además de los presos preventivos --desde la cárcel--, y los abogados y procuradores durante las diligencias previas.