Menú Buscar
Una fotografía de archivo de los padres de Nadia junto a la menor

La justicia confirma las penas por estafa de los padres de la niña Nadia

El TSJC ordena redactar de nuevo la sentencia para individualizar a quién se debe indemnizar, y con qué cantidades

2 min

La sala civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha confirmado este viernes la sentencia que condenaba a penas de prisión a un matrimonio por un delito de estafa continuada por utilizar la enfermedad de su hija, la pequeña Nadia Nerea, para recaudar fondos que luego no destinaba a su tratamiento.

De este modo, los progenitores, Fernando Blanco y Margarita Garau, deberán cumplir los cinco y tres años y medio de prisión, respectivamente, además de los 3.000 y 2.400 euros de multa que les impuso la Audiencia de Lleida el pasado mes de febrero.

Individualizar las indemnizaciones

El fallo estima parcialmente el recurso por lo que respecta a los pronunciamientos civiles de la sentencia, anulando la parte que aludía a las indemnizaciones, por falta de concreción.

De este modo, TSJC anula la parte civil y pide a la Audiencia de Lleida que vuelva a redactar la sentencia, manteniendo todos los pronunciamientos de la misma, y haga una individualización de los perjudicados a quien se ha de indemnizar, y concrete con qué cantidades.

Lucro ilícito

La sentencia de la Audiencia de Lleida, que fue recurrida por el padre y la madre, consideró acreditado que ambos se enriquecieron en 402.232,65 euros y les condenó a hacer frente a una indemnización a cada una de las personas perjudicadas por su engaño como responsables civiles.

Dicha sentencia consideró probado que la niña sufre tricotiodistrofia, una enfermedad genética de las catalogadas como raras que provoca alteraciones cutáneas, oftalmológicas y trastorno del desarrollo y del lenguaje en un contexto de inteligencia límite, aunque sin riesgo vital inminente.

La sentencia de la Audiencia señalaba que, aprovechando la enfermedad de la menor, los padres "urdieron un plan para obtener un lucro patrimonial ilícito", constituyendo la Asociación Nadia Nerea para la tricotiodistrofia y enfermedades raras de Baleares, figurando en sus estatutos como presidente de la misma el acusado Fernando Blanco y como tesorera la acusada Margarita Garau.