Menú Buscar
El furgón que transportó el féretro con el cadáver de Julen, el niño de 2 años rescatado sin vida del pozo de Totalán / EFE

Julen descansa en el cementerio de El Palo

Tras el velatorio, la calurosa despedida de los vecinos y una celebración eucarística en la intimidad, el pequeño ha sido enterrado en la localidad

27.01.2019 14:40 h.
3 min

Han pasado casi 24 horas desde que los padres del pequeño Julen recibieran el cuerpo de su hijo en el tanatorio de El Palo (Málaga). Desde entonces no se han separado de él. Además, a las puertas de las instalaciones no ha parado de llegar personas que quería arropar a familiares y amigos en este momento tan difícil. “Hoy todos somos familiares”, ha manifestado un vecino de la localidad malagueña en la que vivía el menor.

El entierro se ha llevado a cabo a las 13.30 horas de esta tarde. El cuerpo de Julen ha salido del tanatorio entre aplausos, un homenaje que demuestra cómo el suceso ha conmocionado a todo el país. Los 13 días en los que se han seguido de cerca el rescate del pequeño que cayó en a un pozo.

Respeto e intimidad

Ante la expectación que ha generado el suceso, la familia ha pedido respeto e intimidad. Se recuerda que Julen descansará en el mismo cementerio en el que también está enterrado su hermano, fallecido hace dos años de forma súbita.

Antes del entierro del niño se ha oficiado una misa para despedirlo. La celebración eucarística ha sido muy íntima y sólo se ha dejado pasar a los familiares más allegados del menor.

Seguridad a las puertas del tanatorio

Tal ha sido el impacto que ha generado el rescate de Julen que muchos vecinos de municipios cercanos se han desplazado hasta el tanatorio para mostrar su apoyo a la familia y darle el último adiós. De ahí que alrededor de la instalación se haya instalado medidas de seguridad.

Agentes de la policía municipal, miembros de la Policía Nacional y los bomberos han garantizado que se cumplía con la voluntad de los padres en todo momento.

Continúa la investigación

La investigación continúa. A primera hora de la mañana del sábado se practicó la autopsia al cuerpo sin vida del pequeño. Los resultados que se han dado a conocer hasta ahora apuntan a que el menor murió de un traumatismo craneoencefálico severo producido por la caída de más de 70 metros.

Tras tomar algunas muestras de tierra y agua del interior del pozo, las pesquisas intentan esclarecer por qué había un tapón de tierra sobre la cabeza Julen.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información