Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Audiencia de Barcelona, donde se ha suspendido este miércoles por tercera vez el juicio por la violación de tres menores tuteladas por la DGAIA / EUROPA PRESS

El drama de la violación de tres menores se dilata tras suspenderse el juicio por tercera vez

Uno de los imputados se encuentra en busca y captura desde su fuga en verano de 2021

3 min

El juicio contra los dos presuntos autores de la violación de tres menores tuteladas por la DGAIA en una casa okupa en 2016 se ha suspendido por tercera vez consecutiva. La titular de la sección 8 de la Audiencia de Barcelona ha decidido anular la vista por “una causa sobrevenida”. Por el momento no hay nueva fecha para el señalamiento.

La suspensión del juicio por tercera vez supone una dilación del sufrimiento de las tres víctimas. Pese a que uno de los acusados fue declarado en rebeldía tras no presentarse a la citación del juzgado en noviembre, este miércoles estaba previsto que se iniciara el procedimiento judicial contra el único acusado que ha comparecido en los juzgados.

Evitar la revictimización

El 16 de noviembre la jueza decidió suspender el juicio por segunda para evitar un mayor sufrimiento a las víctimas. El motivo fue que en el caso de emitirse una sentencia contra uno de los acusados, si el fugado apareciera se abriría el pertinente proceso judicial en su contra. Este hecho supondría un perjuicio para las víctimas, que tendrían que revivir de nuevo lo sucedido.

“Cuando la pena es menor a los dos años de prisión no es necesario”, explicaba el abogado de la Generalitat en relación a la celebración del juicio contra el único de los acusados que se había presentado, “pero en estos casos sí, todo el mundo tiene derecho a un juicio justo y no puede ser condenado sin haber sido juzgado previamente”, aclaraba.

Los hechos

Los hechos sucedieron en 2016, mientras las menores estaban a cargo de la DGAIA. El escrito de la fiscalía recoge que las tres niñas se escaparon del centro de acogida en el que residían y decidieron entrar en una casa okupa, frecuentada habitualmente por los dos acusados. Allí, las menores bebieron alcohol y fumaron marihuana durante toda la noche.

En un determinado momento de la madrugada, los acusados, aprovechando que las menores se encontraban en un estado de semiinconsciencialas agredieron sexualmente, agarrándolas con fuerza e intimidándolas. El escrito recoge que ambos llegaron a decirles que no gritaran o la policía las devolvería al centro de acogida del que se habían escapado. Por estos hechos, el fiscal solicita 38 años y 6 meses de prisión para uno y 40 años y 6 meses para el otro.