Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Audiencia Provincial de Girona, que ha dejado en libertad al presunto violador de cuatro menores en Figueres / EUROPA PRESS

Una jueza alerta sobre el riesgo de que el violador de menores de Figueres vuelva a actuar

La Audiencia Provincial de Girona solicita que la víctima declare en el Juzgado de Instrucción pese a que la magistrada considera que supondría una "revictimización"

4 min

La titular del juzgado número 8 de Figueres (Girona) alerta del riesgo que supone haber dejado en libertad al presunto violador de cuatro menores y alerta de que podría volver a actuar.

La magistrada alega que el presunto agresor de niñas de entre 13 y 14 años, en libertad desde el pasado 8 de agosto, podría escaparse, destruir pruebas de relevancia para la investigación o, lo más preocupante, reincidir, según recoge el auto judicial al que ha tenido acceso El Periódico.

Acumula cuatro denuncias

El presunto depredador sexual, A. A. V., fue detenido por última vez el 21 de julio, después de que una de sus víctimas presentara una denuncia. La menor, de 13 años, asegura que el joven de 24 años la violó el 9 de julio a pesar de que ella se negó a mantener relaciones sexuales con él. Independientemente, según el Código Sexual, los menores de 16 años no están capacitados para dar su consentimiento a la hora de mantener una relación íntima, por lo que se considera un hecho delictivo

Anteriormente, otras tres menores habían interpuesto denuncias por hechos de la misma naturaleza, por lo que el hombre estuvo en prisión provisional hasta en dos ocasiones. Sin embargo, después de declarar ante la jueza el 22 de julio, la Audiencia Provincial de Girona acordó dejarlo en libertad.

"Indicios de culpabilidad"

Aunque el sospechoso reconoció haber estado con la menor el día de la violación y la jueza dio credibilidad al relato de la adolescente, la Audiencia Provincial de Girona decidió dejar en libertad al joven argumentando que la víctima no había declarado en el juzgado de instrucción.

La decisión esgrimida por el tribunal ha indignado a las víctimas, a los vecinos del municipio, a los Mossos d’Esquadra y a la propia jueza instructora, que en el auto advierte que ve “indicios de culpabilidad” en los hechos que se le atribuyen a A. A. V. La magistrada alerta de que el sospechoso, sobre el que hay abiertas cuatro diligencias policiales, podría atacar de nuevo. Además, asegura que "a mayor gravedad de la pena que se le pueda imponer también es mayor el riesgo de fuga", remarca.

Revictimización de la menor

Entre los argumentos que enumera la jueza instructora, está la posibilidad de que el acusado destruya pruebas relevantes para la investigación. "La menor ha narrado que le obligaba a borrar todas las conversaciones telefónicas que mantenían, no disponiendo la menor de ninguna de ellas", recuerda la jueza en el escrito.

A pesar de que dos jueces lo enviaron a prisión provisional por delitos de la misma naturaleza, de las cuatro denuncias en su contra y de que las cámaras de seguridad del portal del sospechoso captaron a la menor entrando en su domicilio a la misma hora a la que la joven asegura que fue violada, los tres jueces de la Audiencia Provincial de Girona piden más pruebas y solicitan “diligencias de investigación y judiciales con una carga incriminatoria relevante". Aunque la jueza instructora ha aclarado que no citó a la menor a declarar en sede judicial y se sirvió de su declaración ante los Mossos para evitar su revictimización, ahora los jueces solicitan que se le tome declaración y que se presente un informe médico que acredite la supuesta violación.