Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El Conservatorio Superior de Música Eduardo Martínez Torner de Oviedo, donde un profesor de violín abusó de una alumna / GOOGLE STREET VIEW

La jueza absuelve al profesor de violín acusado de abusos: "Buscaba la excelencia"

La magistrada considera que lo único que se puede recriminar al maestro es que utilizara “métodos de enseñanza obsoletos”

3 min

La titular del Juzgado de lo Penal número 3 de Oviedo ha absuelto al profesor de violín del Conservatorio Superior de Música Eduardo Martínez Torner de Oviedo que se enfrentaba a una pena de cinco años de cárcel y al pago de una indemnización de 6000 euros por supuestos delitos de abuso sexual y trato denigrante a una alumna de 20 años.

La jueza considera que el profesor era conocido por ser “autoritario, exigente y despótico" pero que, a pesar de eso, era uno de los maestros más demandados por los alumnos debido a su prestigio. En la sentencia, la magistrada argumenta que solo se le podría reprobar --que no condenar-- por la utilización de métodos de enseñanza "obsoletos" y añade que el procesado solo buscaba "la excelencia del resultado en la formación de sus alumnos".

Actitud "excesivamente cariñosa"

Sin embargo, la alumna que le denunció aseguró durante el juicio que el profesor mostraba con ella una actitud “excesivamente cariñosa” durante las clases de violín, cuando le tocaba sin permiso con la excusa de corregirle la postura. 

"Le palpaba innecesariamente y sin pedir ningún tipo de permiso la parte superior del pecho, le agarraba la cintura por detrás o le daba golpecitos tanto por la parte inferior del vientre como por la espalda cerca de los glúteos, manteniéndose en todo momento a una distancia muy próxima sin motivo aparente alguno", explicó la fiscalía en su escrito.

Insultos y golpes

El comportamiento del profesor fue a peor, lo que provocó en la joven ataques de ansiedad "por los que tuvo que ser ingresada en el hospital". Según la víctima, el profesor llegó a insultarla con expresiones como "eres una idiota, no vales para nada, eres tonta, cretina, retrasada mental, eres una mierda como persona". 

Aparte de los tocamientos y de los insultos, la joven aseguró que el profesor le había dado collejas, golpes en los dedos mientras tocaba, "fuertes empujones con la intención de tirarla al suelo" y azotes en la cabeza con el arco del violín.