Menú Buscar
Núria Bassols en una imagen de archivo / CG

La juez Bassols continúa moviendo los hilos del TSJC

La controvertida magistrada, premiada con una plaza en la sala de lo contencioso administrativo que dirime los litigios del ciudadano con la Administración

30.05.2017 00:00 h.
5 min

La magistrada amiga de Artur Mas Nuria Bassols acaba de tomar posesión del cargo como nueva juez de la sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Esta sala es la que se encarga de dirimir, en última instancia, los contenciosos entre la Administración y los ciudadanos, por lo tanto, es una jurisdicción a menudo visitada por responsables políticos de las distintas Administraciones catalanas.

En círculos judiciales de Barcelona se considera este nombramiento como un premio a la juez con el que se le renueva el estatus dentro del alto tribunal.

Amiga de CDC

Bassols mantiene una muy estrecha relación con al antiguo aparato de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), en especial con Artur Mas quien, en 2013, la nombró responsable de Transparencia de la Generalitat, cargo que abandonó poco después para retornar a su puesto de magistrada.

La juez está casada con Josep Manel Bassols, exalcalde de Anglès (Girona), ex jefe de gabinete de Carles Puigdemont cuando éste era alcalde de Girona y actual imputado en la macrocausa por el llamado caso 3%. Bassols, en su condición de directivo de la constructora Oproler, financió a CDC con diversas mordidas, según la estimación de la Fiscalía Anticorrupción.

Josep Manel Bassols ha sido detenido en dos ocasiones en el marco de esta instrucción. La primera, a finales de 2014, albergó una escena que evidencia, sin duda, el talante de este matrimonio del mismo apellido. Cuando los agentes especiales de la Guardia Civil se personaron en la casa para proceder a su detención, su esposa, la magistrada, trató aireada de impedir esa diligencia alegando a grito limpio el consabido “¡usted no sabe quién soy yo!”.

Los agentes de la Guardia Civil sí sabían quién era ella. Y justamente por eso, uno de los oficiales al mando le dijo: “Si vuelve a insistir en esta cuestión la llevo a usted, señora juez, detenida por obstrucción a la justicia”.

Sospechosa en Adigsa

El pasado de Nuria Bassols está plagado de sospechas. Por ejemplo, hace 14 años, en pleno caso Adigsa, Ferran Falco, presidente de la empresa pública y principal sospechoso cayó en manos de la juez. Falcó era diputado (por CDC) y, por consiguiente, su imputación fue a parar la sala civil y penal a la que pertenecía entonces Bassols. Y se hizo con el caso.

En un auto escueto e infundada según las fuentes jurídicas consultas, Bassols exoneró de culpa a Falcó y archivó la causa contra él. El denunciante de ese presunto caso de corrupción (ahora en pleno juicio), el empresario José Antonio Salguero, explicó a este medio que Falcó le rogó por favor que retirase la denuncia y que no tirase de la manta. Según Falcó, tenía miedo. Según Salguero, Bassols (Nuria) salvó la cabeza del expresidente de Adigsa.  

'Caso 3%'

El último episodio protagonizado por esta controvertida juez tiene que ver con el caso del 3% que se investiga en El Vendrell (Tarragona) y que afecta directamente a su marido. El magistrado del TSJC que ha de instruir la eventual causa contra el diputado y exconseller Germà Gordó (auténtico artífice de la financiación de CDC, según la fiscalía), Enric Anglada, ha reconocido ser amigo personal del matrimonio Bassols y, por ello, ha pedido ser relevado del caso.

El pleno del TSCJ, en el que se encuentra Nuria Bassols, ha votado que no hay motivos para que Anglada abandone esa instrucción.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información