Menú Buscar
Juan Carlos I luce el cinturón regalo de su amiga en noviembre pasado. A la derecha, Corinna con Mavros y el monarca.

Juan Carlos I y el cinturón de plata

El rey emérito luce en las últimas apariciones un regalo de su amiga Corinna de manera ostensible

Redacción
2 min

El cinturón de piel y plata que luce el rey emérito, Juan Carlos I, en sus ultimas presencias públicas, por ejemplo junto a su hijo el rey Felipe V en el Palacio de Cibeles, y en su visita privada por los países del Golfo, es un regalo de su entrañable amiga Corinna zu Sayn-Wittgenstei.

El cinturón-joya es una creación exclusiva del famoso joyero de la jet set londinense Patrick Mavros, con tienda en la calle de la grandes marcas alternativas de Fulham Road, en Londres, muy cerca de Sloane Street, en pleno Mayfair, el barrio al que acaba de trasladar su residencia oficial Sol Daurella, la española presidenta de Coca-Cola Europa. 

Encargo especial

Mavros también dispone de una tienda online para servir sus creaciones en todo el mundo. Precisamente aquí se pueden ver la colección actual de cinturones-joya por un valor entre 350€ y 550€. El precio del modelo de Juan Carlos I se desconoce, ya que fue un encargo especial de Corina a Mavros para el monarca, aprovechando la gran amistad que les une desde hace años, además de haber compartido algunas veladas juntos con Catja, la mujer del joyero. 

http://cronicaglobal.elespanol.com/uploads/s1/24/24/1/mavros-y-catja-24241.jpg

Catja y Patrick Mavros sonríen a una cámara.

 

La amistad de Corinna con el joyero viene de la afición conjunta que comparten sobre África. Muchas de sus colecciones se inspiran en este continente, sus animales y la caza. Muchas publicaciones especializadas le definen como luxury silver jeweller from Africa (joyería de plata de lujo africana). 

Lucimiento descarado

El rey emérito parece muy orgullo de lucir su regalo. Según ha podido apreciarse en las imágenes, parece evitar el cruce y/o el abocado de su chaqueta para las fotos, en un marcado gesto de exhibición, incluso a riesgo de incumplir el protocolo. La duquesa de Cambridge, Kate Middleton, es también clienta de Mavros y luce frecuentemente sus joyas.