Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una joven circula con un patinete eléctrico (VMP) / PABLO MIRANZO

Una joven de Cambrils, en estado grave tras sufrir un accidente en patinete eléctrico

La chica circulaba sin casco cuando ocurrió el incidente, un hecho que le provocó lesiones que requirieron inducirla al coma, del cual ya ha salido, aunque sigue hospitalizada

2 min

Una joven se encuentra ingresada en estado grave en el hospital Joan XXIII de Tarragona desde el pasado 28 de julio, cuando sufrió un accidente en patinete eléctrico mientras circulaba por el paseo marítimo de Ponent, en el municipio tarraconense de Cambrils.

La chica, de 19 años, sufrió el incidente ella sola por causas que se desconocen, según ha informado el Diari de Tarragona. Este ocurrió el pasado 28 de julio en una zona cercana al complejo turístico El Dorado, ubicado en la urbanización que lleva el mismo nombre, aunque el caso no ha trascendido hasta ahora.

No llevaba casco

Dado que la joven no llevaba casco de protección en el momento del accidente, esta sufrió lesiones de gravedad. Además, el aviso a emergencias se dio a las 16.19 horas, minutos después del suceso, por lo que la joven ya había perdido bastante sangre cuando los sanitarios llegaron al lugar de los hechos para atenderla y trasladarla posteriormente al hospital Joan XXIII de Tarragona.

Estos dos factores agravaron su estado de salud, por lo que los médicos decidieron inducirla al coma para intentar minimizar al máximo los riesgos de las lesiones sufridas. Actualmente ya ha salido del coma y su diagnóstico es estable dentro de la gravedad, por lo que permanece ingresada en el mismo centro. Aun así, prevén una recuperación lenta que se prolongará durante las próximas semanas.

Sanciones en Cambrils

El suceso ocurrió días antes de que entrara en vigor una nueva ordenanza municipal en Cambrils que regula las condiciones para la circulación de vehículos de movilidad personal (VMP) en las vías públicas. Entre otros aspectos, esta obliga a circular a los usuarios de patinetes eléctricos con casco de protección.

En caso de no cumplir esta nueva normativa, la Policía Local puede imponer multas que oscilan entre los 80 y 1.000 euros, una sanción que varía en función de la gravedad de la infracción cometida.