Menú Buscar
Imagen de archivo del periodista radiofónico Josep Cuní

Josep Cuní, incapaz de levantar el vuelo

RAC1 consolida su liderazgo absoluto en la difusión de la radio en Cataluña mientras Catalunya Ràdio retrocede

26.06.2019 10:44 h.
3 min

La gran apuesta de la Cadena Ser para las mañanas de Cataluña, Aquí amb Josep Cuní, sigue sin despegar. La segunda oleada del estudio general de medios (EGM) del año le atribuye una media diaria de 40.000 oyentes, lo que apenas representa el 6% del programa más oído en el territorio, El món a RAC1.

La Ser ha presentado las cifras como un gran avance porque al compararlo con la primera oleada de 2019, cuando se estrenó el programa, un periodo en el que marcó el mínimo de 23.000 seguidores, la audiencia de ahora casi duplica las primeras cifras.

Disimular los datos

Lo mismo ha hecho Catalunya Ràdio, aunque en sentido contrario, para retorcer los malos datos que arroja el EGM. En lugar de comparar los datos con la oleada anterior, la cadena pública catalana se remite a los de hace un año. Con ese truco consigue publicitar las cifras como las mejores de su historia, cuando lo cierto es que sus 622.000 oyentes suponen una pérdida de 126.000 respecto a la oleada anterior.

El líder absoluto en Cataluña sigue siendo a privada RAC1, del Grupo Godó, y lo es por 24ª oleada seguida. Obtiene una media de 862.000, con un pequeño retroceso de 3.000 personas. El programa que conduce Jordi Basté, el ya citado El món a RAC1, concentra 656.000 de los oyentes totales de la cadena.

Contra pronóstico

Por lo que se refiere al ámbito nacional, la Cadena Ser se mantiene en cabeza con 4.119.000 seguidores, pese a que pierde algo respecto a la anterior medición. Contra pronóstico, la emisora de Prisa aumenta su distancia con la COPE, que se anota 3.159.000 oyentes. Pepa Bueno, conductora del matinal de la Ser, se despide del programa confirmando y mejorando su ventaja sobre el gran competidor de la cadena de la Conferencia Episcopal, Carlos Herrera.

Así como Josep Cuní se ha convertido en la sorpresa negativa catalana, en el caso del ámbito global español ha sido RNE la que ha tenido un pésimo registro tras la pérdida de 200.000 oyentes y quedarse en 1.188.000.