Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
José Levy, actor y oficiante de bodas y creador de Spain4Weddings  / CG

"Fingí 134 bodas el año pasado"

El oficiante y actor José Levy, tras abrir la vía de las uniones espurias en España, se lanza ahora a por el mercado extranjero

4 min

"Hice 134 bodas inválidas el año pasado". Este es el resumen anual de José Levy,  pionero en oficiar ceremonias fictícias en España. El actor se ha enfrentado recientemente a una investigación por usurpación de funciones tras denunciarlo un juez de paz en Sitges.

Un vez sobreseída la causa, este modesto empresario barcelonés ha lanzado Spain4Weddings, una plataforma para contraer matrimonio en la península."Lo que hago es legal, sólo soy un actor", defiende Levy.

Me caso en España

"La pareja española controla mucho el presupuesto. La internacional, un poco menos", justifica el emprendedor. Levy suele llevar a cabo su trabajo en masías típicas catalanas, en playas de la Costa Brava o donde la pareja decida oficializar su unión. "La mayoría de mis clientes son británicos. El clima es imbatible", indica.

Con un equipo trufado de personal internacional, el experto piensa ahora en arañar nuevos mercados. "El próximo año empezaremos a trabajar en la Costa del Sol e Ibiza. En cuanto a oferta, queremos abrirnos a mercados como el francés o el italiano", avanza.

Todo ello, agrega el profesional, con las ventajas que ofrece el destino elegido. "A los extranjeros les irrita la manera de trabajar de aquí, pues es menos cuadriculada que la de su país. No obstante, para ellos venir antes de la boda a organizarlo todo representa hacer una escapada a Barcelona", recuerda.

Hasta 400 euros por 'fingir' una boda

El lanzamiento de Spain4Weddings no está reñido con la otra faceta profesional de Levy. El intérprete oficia más de 130 bodas inválidas al año. Pese a que resulta obligatorio efectuar una visita anterior o posterior al juzgado de paz, las ceremonias siguen teniendo éxito.

"Una boda en el Registro Civil o notario dura de doce a quince minutos. Las ceremonias conducidas son mucho más emotivas, pueden tematizarse y siempre superan la hora de duración", defiende el actor.

Precisamente, el diseño de oficios adaptados a las necesidades de las parejas es una de las bazas de Levy. "He hecho bodas vestido de monje tibetano, ceremonias en las que la novia llegaba en barco a una cala de la Costa Brava o uniones con frases de Star Wars intercaladas", admite.

Pero, ¿esto es legal?

Según el oficiante y fundador de Spain4Weddings, las ceremonias sin validez son perfectamente legales. "Se trata de formalizar un enlace que se registrará con posterioridad y de pasar un rato agradable con las familias y amigos. En Estados Unidos la profesión de oficiante está reconocida con un título. Banqueros, abogados o comerciales pueden ser actores de boda en su tiempo libre".

En España, José se coordina con un equipo de siete oficiantes que hablan varias lenguas; contacta con espacios para casarse y masías en las que celebrar el casorio, y trabaja con wedding planners. Pero tiene una regla: nunca se queda a los convites.

"Hay que separar lo personal de lo profesional. Nunca hay que quedarse al banquete. Y debo decir que me invitan más las parejas con un presupuesto ajustado que las que tiran de chequera", apostilla.

Destacadas en Vida