Menú Buscar
Minuto de silencio por David Caminada, trabajador del Ayuntamiento de Barcelona a quien mató, presuntamente, John Musetescu en Ciutat Vella / EFE

Habla la familia de John Musetescu, el presunto asesino de David

El padre del supuesto autor del triple crimen de Ciutat Vella rompe su silencio para solidarizarse con las tres víctimas de su hijo

5 min

Habla la familia de John Musetescu Werberg, el presunto asesino de David Caminada, empleado del Ayuntamiento de Barcelona y profesor universitario. Los allegados del imputado y encarcelado por, supuestamente, acabar con la vida del funcionario el lunes 23 de enero y de dos personas más, Rosa, mujer de 77 años, y Héctor, de 30 años, rompen el silencio. Lo hacen tras una semana negra en la que su hijo de 29 años perpetró el triple crimen, según todos los indicios. Dos víctimas mortales el mismo lunes y David, que falleció a causa de las heridas recibidas 48 horas después.

El joven sueco fue encarcelado por los tres homicidios que se le imputan, dos delitos de robo y uno de amenazas.

En conversación con este medio, Traian Musetescu, el padre del joven, indicó en repetidas ocasiones que "la familia había decidido no realizar comentario alguno sobre el caso". Horas después, los Musetescu han cambiado su posición inicial, solo para trasladar unas palabras a los allegados de las víctimas y al resto de la sociedad barcelonesa, que aún está conmocionada por la razia mortal que, presuntamente, cometió John el lunes en Ciutat Vella. "Lo sentimos mucho por la gente que ha muerto y sus seres queridos. También por John". Este es el corto mensaje que ha enviado Traian a Crónica Global en llamada telefónica desde Uppsala (Suecia), donde residen los Musetescu.

Disculpa tras una ola de violencia

La disculpa pública de la familia de John Musetescu llega cuando el joven ha ingresado ya en prisión provisional en España por riesgo de reiteración delictiva y fuga. ¿Qué cargos penden sobre él? Tres presuntos homicidios dolosos, dos robos con violencia e intimidación y delitos de lesiones y amenazas. El juez lo envió a la cárcel a la espera de juicio por su "elevadísimo potencial lesivo mortal", su "extrema peligrosidad y agresividad" y el riesgo potencial de abandonar el país antes de que se enfrente a un tribunal por los tipos penales que se le atribuyen, informó El País.

En efecto, el caso penal contra Musetescu será duro. Detenido por la Guardia Urbana en la plaza de Sant Jaume tras el apuñalamiento de David --del que el trabajador y profesor salió herido grave, para fallecer dos días después en el Hospital Clínic Barcelona--, los Mossos d'Esquadra tienen la certeza de que el joven sueco cometió otros dos homicidios. El de Héctor, un hombre de 30 años que apareció sin vida en un piso en llamas de la calle Portal Nou con una bolsa de plástico en la cabeza --John habría huido del apartamento por el balcón, avanzó la Cadena Ser--; y el de Rosa, una mujer mayor que vivía en la calle de l'Arc de Sant Vicenç y cuyo cuerpo se descubrió en el rellano de un bloque de pisos con un golpe en la cabeza. También se cree que fue John quien robó a un repartidor de Glovo en marcha y quien intentó apuñalar a los trabajadores de una zapatería situada en la calle del Bisbe. Todo ello en espacio de 60 minutos el lunes 23 de enero.