Menú Buscar
Joaquim Molins, con barba, en una imagen de archivo del patronato del Liceu / EFE

Joaquim Molins dimite como presidente del patronato del Liceu

En exconsejero del Gobierno catalán deja el cargo por motivos de salud

17.10.2016 21:46 h. Actualizado: 18.10.2016 00:16 h.
4 min

Joaquim Molins ha presentado este lunes su renuncia a la presidencia del patronato de la Fundación del Gran Teatro del Liceu de Barcelona “de forma inmediata” por motivos de salud. “Es momento de un relevo ya que por motivos de salud no puedo rendir al 100% y el Liceu necesita un presidente al 100%”, ha manifestado el empresario y político en un escrito que se ha leído en el transcurso de la comisión ejecutiva realizada la tarde de este lunes en la casa de la ópera de Barcelona.

En un comunicado a los medios, la institución indica que informó previamente al presidente de la Generalitat y presidente de honor del patronato, Carles Puigdemont, de su decisión. La renuncia se hará efectiva en la reunión del patronato que tendrá lugar el próximo viernes a las 12 horas en la Generalitat. Será en ese momento cuando se anuncie el nombre de su sucesor.

Consensuar a un nuevo presidente

Puigdemont deberá designar formalmente al nuevo presidente, pero la elección no se tomará en el Gobierno catalán. El nombre se deberá consensuar con los patrones del Liceu y con las administraciones que participan en la financiación del teatro.

Además, deberá ser una persona que provenga de lo denominada sociedad civil porqué así consta en los estatutos del teatro desde 2013. En ese momento se pactó que dejara de ser un cargo rotativo entre el Estado, la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona y la Diputación de Barcelona.

Molins sigue como vocal

Los problemas de salud de Molins ya le habían apeado del día a día del teatro desde hacía meses. Fue el gran ausente en la inauguración de la temporada operística en la capital catalana que tuvo lugar la semana pasada con Macbeth, de Verdi.

Como reconocimiento al trabajo que ha hecho a lo largo de los últimos años, Molins seguirá en el patronato del teatro como vocal de la Generalitat. Llegó a la presidencia de la institución en uno de los momentos más complicados por los problemas económicos que arrastraba. Fichó a Roger Guasch para la dirección en 2013 y desde ese momento se diseñó e impulsó un plan estratégico y de viabilidad que acaba el próximo ejercicio que ya ha dado sus frutos, ya que la temporada pasada el Liceu pasó página a sus números rojos.

Todo ello, sin dejar atrás la calidad artística de la institución para preservar el proyecto musical y desarrollar su función social.  

Joaquim Molins es ingeniero industrial y máster en Economía y Dirección de Empresas por el IESE; durante su trayectoria política fue diputado de CiU en Madrid, consejero de Comercio y Turismo y de Política Territorial y Obras Públicas, así como candidato a la alcaldía de Barcelona.