Menú Buscar
Miles de personas han salido a la calle para celebrar la aprobación de la nueva ley.

Italia aprueba las uniones civiles homosexuales

La nueva ley no permite la adopción ni la reproducción asistida, pero sí el traspaso de apellido, la pensión por divorcio y de herencia en caso de muerte

Redacción
2 min

Los homosexuales ya pueden casarse en Italia. El Parlamento aprobó el miércoles una nueva ley que permite a las parejas del mismo sexo la unión civil. Con 369 votos a favor, 193 en contra y dos abstenciones se ha ratificado la luz verde recibida a finales de febrero por parte del Senado.

La norma incluye el derecho de traspasar el apellido, recibir pensión si se produce un divorcio y herencia en el caso de muerte. Pero algunos consideran que no es suficiente. El artículo que permitía la adopción a las parejas homosexuales fue eliminada, así como la obligación de fidelidad. Esta parte se descartó para que la unión se alejara del concepto de matrimonio, que sí exige lealtad.

Las bajas por maternidad, la reunificación familiar, la concesión de la ciudadanía italiana si un miembro de la pareja no la tiene o las asignaciones familiares están previstas para las nuevas uniones entre homosexuales. No se permitirá su acceso a la reproducción asistida.

Los últimos en Europa occidental

Tanto las parejas homosexuales como las heterosexuales podrán a partir de ahora acogerse al llamado contrato de convivencia. Firmado ante notario, permite los mismos derechos que el matrimonio en cuanto a las visitas penitenciarias y el acceso a información y capacidad de decisión en caso de enfermedad de uno de ellos.

El Gobierno de Matteo Renzi se apunta así un hito histórico. Entre protestas de la oposición y la Iglesia, Italia se ha convertido en el último país de Europa occidental a conceder a las parejas del mismo sexo el derecho a las uniones civiles. En algunos territorios comunitarios, este tipo de unión es equivalente al matrimonio, en otros, como Italia, no.

Bulgaria, Lituania, Letonia, Polonia, Rumania y Eslovaquia son los únicos de los 28 miembros de la Unión Europea que todavía no contemplan ningún tipo de unión entre parejas homosexuales.