Menú Buscar
Imagen del polizón del AVE interceptado por los Mossos d'Esquadra en Barcelona / CG

¿Soltaron los Mossos d'Esquadra a un islamista radical por error?

La policía catalana identificó a un pasajero que quería colarse en el AVE en Sants y los agentes lo dejaron en libertad pese a tener documentación sospechosa; al querer detenerlo, se había fugado

6 min

¿Qué pasó el 4 de enero en la Estación de Sants de Barcelona? Versiones contradictorias apuntan a un incidente con un pasajero que se quería colar en un tren de alta velocidad (AVE) en dirección a Francia. El polizón frustrado fue identificado y retenido por los Mossos d'Esquadra, pese a que voces del entorno del suceso indican que obraba en poder del individuo un Corán y documentación de edificios de Barcelona. También señalan que, tras soltarlo, los agentes cambiaron de opinión para detenerlo, pero éste ya se había fugado.

La versión de la policía catalana es clara. Aseguran que recibieron una alerta el 4 de enero en el hub ferroviario de Barcelona relativa a la presencia de un hombre en las vías del AVE. Al interceptarlo los agentes, lo identificaron y comprobaron que no tenía pendiente ninguna orden de detención. Agrega la misma fuente oficial que el procedimiento fue dejar al hombre en libertad, porque de su actuación lo único que se desprendía es que carecía de billete. Al menos dos fuentes policiales consultadas son mucho más duras. Coinciden en su versión, en la que cuestionan abiertamente el papel de los agentes intervinientes.

"Documentación de edificios de Barcelona y un Corán"

"El individuo fue interceptado por los vigilantes de seguridad cruzando vías tratando de colarse en un AVE [por el servicio conjunto entre Renfe y SNCF a Francia] en dirección Marsella en la Estación de Sants", relatan. Según las mismas fuentes, el individuo fue esposado y se le trasladó a un cuarto de identificación de Adif, gestor de infraestructuras ferroviarias, que sirve para cachear a los pasajeros sospechosos que utilizan la alta velocidad. "Llevaba un Corán y una carpeta con papeles en árabe e inglés", agregan. Inmediatamente después, el personal de seguridad avisó a los Mossos d'Esquadra, que acudieron a estas dependencias segregadas de los pasillos en los que discurre el flujo de pasajeros.

La policía catalana, indican las mismas voces, fotografió los documentos que llevaba el polizón frustrado del AVE. Al parecer, en las carpetas que tenía el hombre habría direcciones de edificios de Barcelona, amén de otra información. Ello se ha descubierto, han indicado dichas fuentes, tras lograr traducir del árabe los papeles que portaba el identificado. Apuntan también a que el viajero que no pudo embarcar se libró de las autoridades porque "no tenía nada pendiente" con la justicia. Este extremo lo corroboran los Mossos d'Esquadra, que subrayan que hicieron las comprobaciones correspondientes y no saltó ninguna alarma, por lo que el ciudadano era libre de irse.

"Cuando quisieron detenerlo, ya se había fugado"

Las versiones discrepan, pues, en lo que llevaba consigo el individuo y lo que ocurrió tras su identificación. La policía catalana asegura que no había motivos para su detención y descarta haber encontrado indicio alguno de vínculos con el islamismo radical. Otras dos fuentes aportan incluso un nombre completo, una fotografía y un dato inquietante: el intento de polizón estaría ahora en busca y captura. Se fugó, dicen, cuando los agentes cambiaron de opinión y quisieron detenerlo tras recibir una llamada telefónica de última hora. "Llegaron a salir corriendo tras él, sin éxito", recalcan. Preguntado por este dato en concreto, la policía autonómica ha recalcado que, en el momento de interceptarlo, no pendía sobre esta persona ninguna orden de arresto. No ha entrado a concretar si en estos momentos al varón se le está buscando.

Lo factual es que la seguridad en la estación de Sants la opera Prosegur mediante adjudicación. Los Mossos d'Esquadra son los encargados de proteger esta infraestructura crítica. El personal de seguridad ha recibido formación antiterrorista desde que en noviembre de 2018 un pasajero se colara a bordo de un convoy con una falsa granada de mano que resultó ser un cinturón con forma de este artefacto explosivo. A partir de aquel momento y por demanda propia, la plantilla siguió cursos con "pautas básicas de actuación" para reforzar la detección de individuos sospechosos.

También se conoce otro elemento: la actuación de vigilantes y Mossos quedó grabada, porque en el cuarto en el que se identificó al individuo existen cámaras. No parece una tarea descabellada determinar lo que pasó el 4 de enero en la Estación de Sants.