Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
De izquierda a derecha, Josep Gallifa, Pedro Fontana y el periodista Xavi Coral , quienes debaten sobre los retos de las universidades catalanas / NOELIA CARCELLER - CG

Los investigadores creen que las universidades catalanas deben liderar la transformación del sistema

Los profesores Josep Gallifa y Albert Sangrà analizan los retos de la educación en su libro 'Transformar la universidad. Desafíos, oportunidades y propuestas desde una mirada global'

5 min

La pandemia ha marcado un antes y un después en el sistema universitario. Así lo han dicho los profesores y escritores Josep Gallifa y Albert Sangrà, quienes consideran que el Covid ha evidenciado la necesidad de que los centros se adapten a la sociedad actual. En este sentido, se han mostrado "optimistas" respecto al sistema catalán: cumple las condiciones para liderar esa transformación. "El sistema universitario de Cataluña tiene la capacidad de poderse transformar". Para ello, es necesario que las universidades no compitan, sino que cooperen y colaboren para "poder abordar y liderar" los nuevos retos a los que se enfrentan. 

En este sentido, la consellera de Universidades, Gemma Geis, ha sacado pecho de su gestión y de haber aumentado un 14% el presupuesto en investigación. "Este es el camino que se tiene que ir consolidando", ha manifestado durante su intervención en la presentación del libro Transformar la universidad. Desafíos, oportunidades y propuestas desde una mirada global. Y ha recordado que su Conselleria ha incrementado las ayudas en este campo y ha reducido los precios de los grados y másteres

Estudiantes en la biblioteca de la Universidad de Barcelona (UB) / CEDIDA
Estudiantes en la biblioteca de la Universidad de Barcelona (UB) / CEDIDA

Interpelan a las instituciones

Por su parte, los investigadores han asegurado que "la transformación de las universidades es necesaria", sobre todo teniendo en cuenta el papel que juegan como actor fundamental en la educación y la investigación. En el libro se estudian las opiniones de 11 expertos de cinco continentes que facilitan al lector tener una visión global de los retos a los que se enfrenta el sistema. Pero el texto "va más allá de las palabras y pasa a los hechos", ha asegurado el presidente de la Fundación del Cercle d'Economia, Pedro Fontana, quien advierte de que "los retos y las oportunidades del sistema universitario nos interpelan a todos, también a las instituciones".

Los resultados del estudio ponen de manifiesto que "se deben afrontar retos derivados de un momento de transformación desde una perspectiva integral, que percibe la universidad como un todo". Es decir, unos centros que contribuyen al desarrollo de cada persona, pero también al de una sociedad como colectivo. "La universidad es un actor indispensable para poder salir de los problemas que tenemos como sociedad", aseguran, refiriéndose a una crisis económica, financiera y de desigualdades sociales.

Imagen de un hombre con las nuevas tecnologías / VHIR
Imagen de un técnico sanitario en Vall d'Hebron utilizando tecnología avanzada / VHIR

El papel de la universidad

Además, destacan que la misión de la docencia no es únicamente hacer que el estudiante salga preparado para impartir su profesión, sino que debe hacer que se comprometan con su entorno y "aborde los problemas que tenemos como humanidad". "La universidad está formando ciudadanos, por lo que tendrán que tener un papel activo en la sociedad. Si la universidad no se transforma hacia modelos más participativos y democráticos, estos jóvenes no serán tan participativos y democráticos", han explicado en la presentación del libro, conducida por el periodista Xavier Coral. 

Para los profesores, esta transformación debe hacerse desde varias vertientes: desde los procesos de la enseñanza y el papel de la digitalización; de la propia organización y del desarrollo de las personas. "Este proceso no se puede entender como algo simple, sino que debe tener en cuenta todas estas dimensiones". Para ello, la tecnología juega un papel "relevante". Pero cabe valorar si se está llevando a cabo de forma adecuada. "La tecnología nos ayuda, pero debemos tener una idea clara sobre para qué la queremos utilizar", concluyen.