Menú Buscar
Célula del cuerpo humano sin cáncer / PIXABAY

Investigadoras del Vall d'Hebron hallan un fármaco contra el cáncer

El equipo liderado por Laura Soucek ha desarrollado Omomyc, un fármaco que podría ser clave en la lucha contra el cáncer

Carlos Aguado
25.03.2019 16:10 h.
3 min

El Hospital Vall d’Hebron​ de Barcelona ha centrado las miradas del mundo de la medicina tras descubrir cómo atacar a los genes Myc, un gen clave en el desarrollo de la mayoría de los tumores. La doctora Laura Soucek, investigadora principal, junto con su equipo ha realizado distintas pruebas en ratones durante los últimos meses, logrando frenar la progresión del cáncer de pulmón en los animales del laboratorio. Tras estos resultados, el siguiente paso es probar el nuevo fármaco en personas, pudiendo llegar a comercializarse dentro de unos años.

Bajo el nombre de Omomyc, este fármaco es el resultado de más de veinte años de investigación. Los genes Myc son unos protogenes que se encuentran en el interior de las células y que codifican las proteínas en su interior, regulando la actividad de otros genes y siendo el origen de la aparición del cáncer. La administración de Omomyc en los ratones se ha realizado por vía intranasal, demostrándose que reduce el grado tumoral y bloquea su crecimiento. Sin embargo, de cara al uso en humanos, también se ha estudiado la forma de administrarlo mediante vía sanguínea.

Sin efectos secundarios

El Omomyc ha sido todo un descubrimiento, pues gran parte de la comunidad científica se mostraba escéptica a la hora de poder frenar el cáncer de pulmón atacando directamente al Myc. Sin embargo, el fármaco actúa directamente sobre las células tumorales, frenando la progresión y en algunos casos llegando a hacer desaparecer las células cancerosas, pudiendo llegar a revertir por completo la situación. Todo ello, además, sin ningún efecto secundario.

A lo largo de 2020, el hospital de Vall d’Hebron será un punto de referencia en la investigación contra el cáncer, comenzando con la fase 1 del estudio en humanos. Durante este periodo se probará la seguridad del fármaco en personas con cáncer, pudiendo avanzar a la fase 2 en caso de obtener unos resultados satisfactorios. El equipo de investigación espera empezar con la fase 2 del estudio a finales de 2020, comenzando con pacientes con cáncer de mama y cáncer de pulmón.