Menú Buscar
Xavier Trias atiende a los medios a su llegada a la reunión del Comité Nacional del PDeCAT / EFE

La otra investigación que salpica a Xavier Trias

Barcelona celebra este martes la primera sesión pública de la comisión sobre la gestión del exalcalde en materia de urbanismo

6 min

Primera sesión pública de la comisión de investigación que pone el foco en el exalcalde convergente Xavier Trias, salpicado recientemente por su aparición en los Paradise papers junto a sus once hermanos y sus difuntos padres. Esta vez, el asunto se centra en su gestión municipal durante el periodo 2011-15, en el que se detectaron algunas irregularidades en materia de urbanismo.

El Ayuntamiento de Barcelona inicia este martes, por fin, la sesión tras haberla suspendido dos veces a causa de la situación política en Cataluña y el estado de excepcionalidad al que se acogió la alcaldesa, Ada Colau, para cancelarla. El pleno del pasado 26 de mayo aprobó, con el voto a favor de todos los grupos, que se crease la comisión, lo que significa un retraso de hasta seis meses en la indagación.

Dos millones en proyectos “antieconómicos”

La comisión, con el concejal Santiago Alonso (Ciudadanos) de presidente y el teniente de alcalde Jaume Asens (Barcelona en Comú) de vicepresidente, analiza las gestiones realizadas por el gobierno municipal de CiU –actual PDeCAT– con la compañía Barcelona Regional (BR), sociedad anónima que tiene la condición de medio propio instrumental y servicio técnico del consistorio barcelonés.

Una auditoría, a la que ha tenido acceso Crónica Global, puso de manifiesto que BR había gastado dos millones de euros en proyectos excesivamente caros en el extranjero y “claramente antieconómicos”, según el informe. Los costes comunicados al ayuntamiento, además, durante la época estudiada (2012 a 2015) fueron superiores a los incurridos, “habiéndose generado ahorros que fueron aplicados a financiar proyectos fuera de los encargados” y sin informar al gobierno municipal.

Fragmento de la auditoría de Barcelona Regional sobre las principales cuentas de 2012 a 2015 / CG

Fragmento de la auditoría de Barcelona Regional sobre las principales cuentas de 2012 a 2015 / CG

Anomalías en contratación

Entre los proyectos de “naturaleza antieconómica” se encuentran el Moscow City Aglomeration, junto con el estudio Bofill Arquitectura SL, por valor de 276,8 millones sin recibir compensación alguna por esa colaboración. Las pérdidas no constan en la documentación revisada. Otra de las iniciativas fue la propuesta estratégica de desarrollo urbano en Porto Maravilhas, en Rio de Janeiro, donde los costes fueron de 211,4 millones.

La auditoría también recoge las irregularidades de Barcelona Regional en cuanto al personal contratado. De 2013 a 2015, se produjeron incrementos en las retribuciones de más de diez trabajadores autorizados por la dirección general por importes de 9.800 euros, 77.600 euros y 136.600 euros sin justificación documental. También se detectó que dos personas “en dependencia directa de la dirección general” percibieron retribuciones de la sociedad pero nunca prestaron sus servicios en ella.

Denuncia al Tribunal de Cuentas

La principal novedad de la comisión que investiga la gestión de Trias en materia de urbanismo es la denuncia que presentó en julio Barcelona Regional al Tribunal de Cuentas contra Guillermo Müller, director general de BR y administrador único de BcnSus, también llamada Agrupación de Interés Económico, constituida por BR, Abertis, la Autoridad Portuaria de Barcelona y el Consorcio de la Zona Franca para desarrollar proyectos conjuntos.

Fragmento de la denuncia de Barcelona Regional al Tribunal de Cuentas / CG

Fragmento de la denuncia de Barcelona Regional al Tribunal de Cuentas / CG

Es, precisamente, esa doble ocupación de Müller la que “le permitió manejar los fondos públicos que recibía BR del Ayuntamiento de Barcelona en su condición de medio propio, omitiendo las leyes reguladoras del régimen presupuestario y de contabilidad y originando un grave menoscabo en los caudales o efectos públicos”, reza la denuncia. Y lo acusa de infracción al haberse producido una falta de justificación de saldo negativo en las cuentas de BR correspondientes a los ejercicios de 2012 a 2014 y la aplicación injustificada de caudales o efectos públicos en los ejercicios 2014 y 2015.

Opacidad y lentitud

La de este martes es una sesión de investigación que ha estado sujeta a varios episodios polémicos desde el primer momento. La propuesta fue iniciativa de Carina Mejías (Ciudadanos) y se centró en indagar únicamente en la época de Xavier Trias, provocando las críticas de Alfred Bosch (ERC) y Alberto Fernández (PP), que proponían abrir la investigación también al mandato socialista.

La primera reunión a puerta cerrada, el pasado 11 de octubre, generó las quejas de algunos grupos de la oposición, que criticaron la opacidad y lentitud con la que actúa el gobierno municipal. Nadie del equipo de Ada Colau presentó informe alguno sobre los principales puntos que hay sobre la mesa para investigar, ni aclaró en qué estado se encuentran las acciones judiciales.