Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Tendido eléctrico afectado por las inundaciones en el sur de Cataluña / ENDESA

Las inundaciones en el sur de Cataluña dejan sin luz a 217 abonados

Endesa ha habilitado cinco generadores para que los afectados dispongan de suministro mientras se reparan las infraestructuras dañadas

3 min

Un total de 217 casas siguen sin disponer de suministro eléctrico regular en la zona de Montsià y Baix Ebre como consecuencia del temporal de lluvia que ayer afectó la zona. De ellas, 47 están en Sant Carles de la Ràpita, 31 en Alcanar, 99 en Amposta, 39 en Ulldecona y una en L'Aldea.

Fuentes de Endesa, compañía responsable del servicio, señalan que se prevé que la incidencia se resuelva a lo largo de este jueves. Reconocen que no pueden ofrecer una previsión cerrada a los abonados por la situación meteorología que aún persiste. La compañía ha desplegado 50 operarios en la zona y ha habilitado “cinco generadores eléctricos para que los vecinos tengan luz” mientras que hay “ocho en reserva por si fueran necesarios para garantizar el servicio”.

80 evacuados

Las 80 personas que fueron evacuadas de sus casas por las inundaciones en el Montsià permanecen en un hotel o en instalaciones municipales, mientras sigue activada la alerta tras las lluvias de este miércoles. En Alcanar hay un total de 77 evacuados, ha explicado Protecció Civil: 58 en el hotel Carlos III, cinco en el Montecarlo y 14 en el Pabellón Municipal. En Ulldecona, seis personas siguen alojadas en el hotel Bonlloc.

Por otro lado, la carretera TV-331 en Alcanar ya ha reabierto y la madrugada de este jueves se ha restablecido la circulación de trenes entre Ulldecona y la Aldea de la línea R16 de Rodalies. El teléfono de emergencias 112 ha recibido, hasta las 6.00 horas de la mañana, un total de 702 llamadas por 519 incidencias relacionadas con las intensas lluvias, sobre todo en la comarca tarraconense del Montsià (634). De ellas, 475 procedían de la localidad de Alcanar.

“Parecía que acababa el mundo”

El alcalde de este municipio, Joan Roig, ha descrito de forma muy simbólica el temporal: "Parecía que se acababa el mundo". La localidad se llevó la peor parte de la tormenta, ya que cayeron 252 litros por metro cuadrado en tres horas. Su paso ha dejado numerosos desperfectos materiales en domicilios y en infraestructuras.

De manera parecida ha opinado el alcalde de Sant Carles de la Ràpita​, Josep Caparrós, que ha solicitado que las administraciones que “estén al lado de los pueblos". "Necesitamos ayudas extraordinarias, a fondo perdido, no subvenciones”, ha remarcado. Esta situación se debe a que ya “sufrimos las tormentas del 2018, con unos daños de 600.000 euros, el temporal marino del 2019, y ahora este del 2021", ha explicado. Ahora, empieza la negociación con la Generalitat para cubrir los desperfectos.